Ecoblog: Cuatro animales marinos envenenados con los plásticos

Cuatro animales marinos envenenados con los plásticos

La contaminación plástica es un problema que generan las industrias al producir artículos para el consumo humano. Pero, paradójicamente, quien enfrenta lo peor de esto no es la humanidad sino los animales.

¿Por qué? El 78% de los desechos plásticos que producimos van a parar a los rellenos sanitarios y al medio ambiente, para terminar en los hábitats de millones de animales, en sus hogares: los océanos. Cada año, cien mil mamíferos marinos y un millón de aves marinas mueren por la ingesta de plástico; otros mueren por enredos, asfixia, estrangulación o desnutrición por estos desechos.

¿Cómo detener la contaminación? La vía más rápida es que se prohíban los plásticos de un solo uso y hacer responsable a las marcas de sus envases, empaques y embalajes. Cada minuto sin legislar, una tonelada de plástico (el equivalente a un camión lleno de desechos) llega a nuestros mares.

Estos son los cuatro animales más afectados por los plásticos:

Tortugas: La comida favorita de las tortugas son las medusas. Las bolsas de plástico parecen medusas cuando flotan en los océanos. Si una tortuga ingiere una de estas bolsas puede sufrir un bloqueo en su intestino que resultará en su desnutrición, reducción de tasas de crecimiento o la muerte.

Aves: La contaminación plástica representa una triple amenaza mortal para las aves, ya que se quedan enredadas en las artes de pesca y otros desechos plásticos; lo ingieren al confundirlo con alimento; y lo utilizan como material para hacer sus nidos al confundirlo con hojas, ramas y otros artículos naturales, lo que hiere y atrapa a los polluelos.

Alrededor del 40 por ciento de las aves marinas contienen plástico en sus estómagos. Los patos marinos, buzos, pingüinos, albatros, petreles, pelícanos, gaviotas, golondrinas de mar están entre las especies con más riesgo. De las 265 especies de aves de las que se tiene constancia han sufrido los efectos del plástico, al menos 147 fueron aves marinas, 69 especies de agua dulce, y 49 terrestres, desde águilas hasta pequeños pinzones.

Ballenas y delfines: Más de la mitad de las especies de ballenas y delfines han ingerido plástico. Esa investigación dice que los atrapamientos en basuras marinas suponen una de las causas principales de muerte de la ballena del ártico. Estudios realizados han encontrado que el 83% de las ballenas muestreadas se habían enredado en aparejos al menos una vez, y en un 60% al menos una segunda vez.

Lobos marinos: El rescate de un lobo marino de California con una herida profunda en el cuello provocada por un empaque plástico, en Isla Margarita llevaba dos años incrustado en su cuello. Pero hay otra forma menos visible que también les afecta. El informe Basuras marinas, plásticos y microplásticos orígenes, impactos y consecuencias de una amenaza global advierte que aunque aún son escasos los estudios, algunas investigaciones hallaron microplásticos en lobos marinos. Los investigadores determinaron que la presencia se debía a la ingesta de una especie de pez linterna que a su vez había obtenido los microplásticos ingiriendo copépodos.

 

 

Para ayudar, desde ECOMAR trabajamos cada día en la concienciación y educación de los niños para lograr un cambio de tendencia. COLABORA