Atlántico

El cinturón de agua oceánica que lleva calor desde trópico, detenido en la última glaciación

Madrid, 12 feb (EFEverde).- El enorme cinturón de agua que transporta calor desde el trópico hasta el norte y agua fría desde el norte hasta la Antártida, Pacífico e Índico (circulación termohalina) quedó prácticamente detenido en la última glaciación.

Así lo refleja una investigación internacional, en la que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y que ha desarrolado un nuevo modelo numérico que reproduce el sistema climático global y permite deducir el caudal de la corriente oceánica conocida como circulación termohalina a partir de la temperatura de la superficie del mar y del aire.

La circulación termohalina es un inmenso cinturón de agua que lleva calor desde el trópico hasta el norte y agua fría por el fondo desde el norte hasta el continente antártico y los océanos Pacífico e Índico.

Para poner a prueba el modelo, los investigadores lo han aplicado a la reconstrucción de eventos climáticos del pasado.

Los resultados, publicados en la revista Nature Geoscience, son “coherentes” con las cifras que se habían obtenido mediante los análisis de los sedimentos fósiles, informa este lunes el CSIC en un comunicado.

Clave para entender el cambio climático

Según estimaciones actuales, la circulación termohalina tiene un caudal de entre 17 y 18 millones de metros cúbicos por segundo, lo que equivale aproximadamente a veinte veces el caudal de todos los ríos del mundo.

“Conocer las variaciones de la fuerza de esta corriente en el Atlántico es una de las claves para entender los cambios climáticos en el pasado, ya que su caudal no ha sido siempre el mismo”, explica el investigador del CSIC Joan Grimalt, director del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua.

Las variaciones en su caudal podrían haber sido la causa de cambios climáticos bruscos como los que se dieron en el último período glacial: enfriamientos y calentamientos rápidos en el transcurso de unos pocos centenares de años.

Hasta ahora, las únicas medidas disponibles que permitían estimar la intensidad de la circulación termohalina se habían obtenido a partir de las relaciones protactinio/torio medidas en sedimentos marinos y datadas con carbono 14.

“El estudio muestra que hace entre 18.000 y 14.600 años (…), el caudal de la circulación termohalina disminuyó de 17 a 3 millones de metros cúbicos por segundo y quedó prácticamente detenido. Se sabe que entonces se dieron cambios climáticos muy acentuados en un periodo relativamente corto de tiempo”, añade el investigador.

Según Grimalt, este modelo numérico no puede extrapolarse para prever los futuros cambios del calentamiento global.

El trabajo, liderado por la Universidad de Berna, se ha realizado en el marco del proyecto GRACCIE, financiado gracias al programa CONSOLIDER Ingenio 2010, cuyo objetivo es sumar los esfuerzos del Estado, la empresa, la Universidad y otros Organismos Públicos de Investigación. EFEverde

 Fuente: EFEverde

El Atlántico absorbe menos CO2 por la ralentización en la circulación meridional oceánica

Madrid, 14 ene (EFEfuturo/EFEverde).- Un equipo de científicos ha constado que el Atlántico, en concreto su región subpolar, absorbió entre 1990 y 2006 menos CO2 debido a una ralentización en la circulación meridional oceánica, la cual transporta las aguas cálidas superficiales hacia el norte y las frías profundas hacia el sur.

Esta es la principal conclusión de un estudio que se publica en la revista Nature Geoscience y en el cual sus autores advierten de que el aumento acelerado de CO2 en la atmósfera “está menguando” la capacidad del océano a seguir absorbiéndolo, lo que “respaldaría las predicciones más pesimistas sobre el impacto del cambio climático”.

Así lo ha señalado a Efe Fiz Fernández Pérez, del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (CSIC) y firmante de este trabajo.

Según este científico, varios modelos del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) predicen una ralentización de la recirculación meridional oceánica y ésta a su vez, como se demuestra en este artículo, conlleva a una disminución de la absorción de CO2, tanto natural como antropogénico (el de origen humano).

Atlántico,  océano que más CO2 almacena  

Los científicos llevan tiempo estudiando el funcionamiento del Atlántico porque es el océano que almacena mayor cantidad de CO2 respecto a su volumen total (solo el Atlántico Norte absorbe anualmente un tercio de todo el dióxido de carbono captado por los océanos).

La cantidad de calor transportado en la circulación meridional de retorno tiene un impacto directo sobre el clima por el suministro de calor a las costas, de ahí la importancia de conocer cuándo ese transporte será más débil y cuándo será más fuerte.

La circulación meridional de retorno del Atlántico, que transporta las aguas cálidas superficiales hacia el norte y las aguas frías profundas hacia el sur, cumple un papel crucial en el sistema climático, ya que facilita la redistribución del calor, el agua dulce y el dióxido de carbono del planeta.

Este estudio demuestra que la ralentización de esta circulación contribuyó a que la región subpolar del Atlántico disminuyese rápidamente su capacidad de absorción del CO2 entre 1990 y 2006.

Además, que la absorción de CO2 de origen humano en el Atlántico Norte se produjo casi exclusivamente en el giro subtropical.

De la Península Ibérica a Groenlandia

Para llegar a estas conclusiones, se usaron datos bibliográficos internacionales de CO2 en el océano y observaciones de corrientes a lo largo de cuatro secciones transoceánicas entre la Península Ibérica y Groenlandia, en cuatro campañas (1987, 2002, 2004 y 2006).

Así, se han combinado datos sobre el transporte oceánico de volumen, calor y CO2 para rastrear la absorción en las regiones subpolar (al norte y limitada por Islandia) y subtropical (en el sur) del Atlántico Norte durante las dos últimas décadas.

Los análisis muestran además que el océano aportó menos calor a la atmósfera, una disminución relacionada con la ralentización de la circulación meridional. EFEverde

Fuente: EFEverde