Los niños del Club Náutico Mar Menor cambiaron un día de entrenamientos por sacar barro de las casas de Los Alcázares

Theresa Zabell, Presidenta de la Fundación Ecomar, abanderó la llamada a la solidaridad de los pueblos del Mar Menor afectados por la DANA de las pasadas semanas. Con un equipo de Voluntarios Ecomar y dos coches Volvo, partieron de Madrid el pasado viernes dirigiéndose a Los Alcázares y a La Horadada.

El sábado, Theresa Zabell y tres Voluntarios Ecomar recalaron en el Club Náutico Mar Menor Los Alcázares como punto de encuentro solidario y allí recogieron a un total de 40 personas, entre los que estaban los niños de la escuela de vela, que declinaron marcharse a entrenarse a Cartagena para poder ayudar en las labores de limpieza y los empleados del concesionario de coches Volvo en Murcia, Sedauto. El punto de coordinación se situó en el Ayuntamiento de Los Alcázares y allí se seleccionó a los voluntarios por grupos para asignarles una casa a cada uno, ya que lo prioritario eran las labores de limpieza de los hogares.

Destacar la buena conciencia y el gesto de responsabilidad de los niños de la escuela de vela del Club Náutico Mar Menor Los Alcázares, que renunciaron a una mañana de diversión y navegación en las limpias aguas de Cartagena por ayudar a limpiar el barro acumulado en las casas de Los Alcázares.

La Presidenta de la Fundación Ecomar, Theresa Zabell, se mostró muy satisfecha por esta acción. “Me llena de orgullo, no ya el haber ido a dar nuestro apoyo y nuestra solidaridad a todas estas personas, sino haber comprobado en primera persona la educación y los valores que transmite el deporte de la vela”.

El domingo en Pilar de la Horadada

El domingo por la mañana se unieron cuatro Voluntarios Ecomar más a la expedición que mandaba Theresa Zabell en la playa de Las Mil Palmeras del Pilar de la Horadada. Tras un desayuno servido por el Chiringuito Pirata, alrededor de un centenar de personas se pusieron manos a la obra tras la charla que Theresa Zabell dio sobre reciclaje y medio ambiente marino. Muchos de estos voluntarios se unieron a la limpieza tras renunciar al día de sol y playa que habían programado.

Los Voluntarios Ecomar se hicieron cargo de un grupo cada uno y comenzaron a separar residuos y cañas que estaban acumuladas a lo largo de las orillas del Mediterráneo. Al final se hizo un recuento y se pesaron los residuos con el resultado de 203 kilos de residuos y 360 kilos de cañas, que la riada depositó en el mar. El Ayuntamiento de Pilar de la Horadada se hizo cargo de todo lo recogido

X