Sea shepherd

Sea Shepherd denuncia el ataque de un ballenero japonés en el Antártico

Sídney (Australia), 20 feb (EFE).- La organización ecologista Sea Shepherd denunció hoy que dos de sus barcos fueron “embestidos” por balleneros japoneses en el Océano Antártico, lo que dañó ambas embarcaciones aunque sin causar heridos

Según Sea Shepherd, el ballenero nipón “Nisshin Maru” chocó deliberadamente contra sus barcos “Steve Irwin” y “Bob Barker” y les ordenó abandonar el área.

“El Nisshin Maru ha embestido al Steve Irwin y al Bob Barker, pero ambos barcos se mantienen en sus posiciones”, escribió el capitán Paul Watson en su página de Facebook.

“El Bob Baker está luchando contra el agua en el cuarto de máquinas”, añadió en su escueto mensaje.

El portavoz de los ecologistas, Jeff Hansen, explicó a la radio australiana ABC que el “Steve Irwin” tiene daños en la popa y en el lado derecho del casco.

Hansen también denunció que los guardacostas japoneses arrojaron granadas de aturdimiento contra la tripulación.

Campaña “Tolerancia cero”

La presente campaña de Sea Shepherd contra los balleneros japoneses en la Antártida, denominada “Tolerancia Cero” y en la que participan cuatro embarcaciones y 120 activistas, es la mayor realizada por la organización ecologista.

A principios de mes, un barco japonés entró en una zona económica exclusiva australiana en el Antártico cuando perseguía al “Bob Barker”, días después de que este lograra interceptar al “Nisshin Maru”.

El año pasado Japón no pudo cubrir un tercio de su cuota de capturas, fijada en 900 ballenas, debido al mal tiempo y a los dos barcos de Sea Shepherd, que persiguieron a los barcos japoneses a lo largo de 27.000 kilómetros para impedirles la pesca.

Australia, Estados Unidos, Holanda y Nueva Zelanda instaron a los ecologistas a adoptar una actitud responsable esta temporada en aguas de la Antártida, donde Sea Shepherd ha protagonizado en ocasiones anteriores abordajes, lanzamientos de ácidos corrosivos o encadenamientos de sus activistas a los balleneros japoneses.

Japón abandonó la caza de ballenas en 1986 tras una moratoria internacional, pero la retomó un año después tras alegar motivos científicos y fletó expediciones a la Antártida en nombre del Instituto de Investigación de Cetáceos. EFEverde

Fuente: EFEverde

Australia condena la entrada de un ballenero japonés en sus aguas del Antártico

Sídney (Australia), 1 feb (EFEverde).- Australia condenó la entrada de un barco de apoyo de la flota ballenera japonesa en la zona económica exclusiva australiana en el Océano Antártico, informaron hoy medios locales.

El ministro australiano del Ambiente, Tony Burke, confirmó en un comunicado la entrada del barco japonés a aguas australianas e informó de que la embajada australiana en Tokio ya ha transmitido su queja a sus pares nipones.

“En diversas oportunidades Australia ha dejado claro a Japón que los barcos vinculados al programa ballenero japonés no son bienvenidos ni en la zona económica exclusiva de Australia ni en su mar territorial”, dijo Burke en un comunicado.

El Shonan Maru 2, que tiene guardacostas armados japoneses a bordo, entró en la zona económica exclusiva australiana, cerca de la antártica Islas Macquarie, alrededor de las 04.00 GMT del jueves, cuando perseguía al barco ecologista Bob Barker, denunció la organización Sea Shepherd.

El jefe de la misión de Sea Shepherd y exlíder del Partido Verde Australiano, Bob Brown, dijo hoy a la cadena australiana ABC que el Shonan Maru se encuentra actualmente fuera de las aguas territoriales de las Isla Macquarie, que forman parte del territorio del estado australiano de Tasmania.

El Bob Barker logró interceptar esta semana al ballenero nipón Nisshin Maru, pero poco después logró perder de vista a los ecologistas debido al mal tiempo en la zona.

Sea Shepherd ha asegurado que en la presente temporada de caza en la Antártida, Japón no ha logrado capturar hasta el momento ningún cetáceo.

En la campaña 2011/2012, Japón no cubrió un tercio de su cuota, fijado en unas 900 piezas, debido al mal tiempo y las acciones de dos barcos de Sea Shepherd, que siguieron a los pesqueros japoneses durante 27.000 kilómetros e impidieron la faena en varias ocasiones.

Japón abandonó la caza de ballenas en 1986 tras una moratoria internacional, pero la retomó en 1987 tras alegar motivos científicos y fletó expediciones a la Antártida en nombre del Instituto de Investigación de Cetáceos. EFEverde

Fuente: EFEverde

Australia pide “cordura” durante la temporada de caza de ballenas

Sídney (Australia), 21 dic (EFEverde).- Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y los Países Bajos instaron a los ecologistas a adoptar una actitud responsable durante la próxima temporada de caza de ballenas en la Antártida, según un comunicado divulgado hoy por el Gobierno neozelandés.

Los cuatro países condenaron cualquier tipo de acción que ponga en peligro la vida humana y reiteraron sus peticiones para que no se violen las regulaciones internacionales y se eviten eventuales muertes y lesiones de miembros de la tripulación de los balleneros o de las organizaciones ecologistas.

“Respetamos el derecho a las protestas pacíficas, incluso en alta mar. Pero condenamos un comportamiento ilegal o peligroso de cualquiera de las partes en el océano Antártico o en cualquier otro lugar. Estamos preparados para afrontar cualquier actividad ilegal de acuerdo a las leyes internacionales y domésticas”, advirtieron.

Las cuatro naciones enfatizaron que se oponen a la caza comercial de ballenas, incluso las llamadas capturas “científicas”, especialmente en el santuario del Mar del Sur establecido por la Comisión Internacional Ballenera y subrayaron su compromiso con los esfuerzos para recuperar a la población de cetáceos.

“Técnicas letales de investigación no son necesarias en la conservación y gestión moderna de ballenas”, aseveraron los cuatro gobiernos en el comunicado.

Denuncia contra Sea Shepherd

A principios de diciembre, una organización vinculada al Gobierno japonés dedicada a la llamada “caza científica de ballenas” presentó una demanda ante un tribunal de Estados Unidos para que el grupo ecologista Sea Shepherd deje de interrumpir sus actividades.

El pasado verano austral, Sea Shepherd obligó en marzo a la flotilla japonesa a interrumpir la temporada de caza tras un enfrentamiento en aguas de la Antártida.

Además, en 2011 Japón, que suele capturar cetáceos durante el verano austral, suspendió dos meses antes de lo previsto la caza de ballenas en el Océano Antártico debido al acoso de Sea Shepherd, que en los últimos años ha llevado a cabo abordajes, lanzamiento de ácidos corrosivos o encadenamientos de sus activistas a los balleneros japoneses.

El país asiático abandonó la caza de ballenas en 1986 tras una moratoria internacional, aunque la retomó en 1987 tras alegar motivos científicos y comenzó a efectuar expediciones a la Antártida en nombre del Instituto de Investigación de Cetáceos. EFEverde

Fuente: EFEverde

“Los Simpson” pagan un barco que luchará contra la caza de ballenas

Sídney (Australia), 11 dic (EFEverde).- Un ex ballenero japonés, pagado por la serie de televisión “Los Simpson”,  atracó hoy en la ciudad australiana de Hobart listo para unirse a la organización ecologista Sea Shepherd en su campaña anual contra la caza nipona de ballenas en la Antártida, informaron medios locales.

El barco de 56 metros, bautizado como “Sam Simon” en honor a uno de los coproductores de la serie de televisión “The Simpson” que pagó la adquisición de la nave, solía operar en las aguas del noroeste del Pacífico como parte de las investigaciones científicas balleneras del gobierno japonés, según la cadena australiana ABC.

Este barco se unirá a la flotilla de Sea Shepherd integrada por el “Steve Irwin”, el “Bob Barker” y el “Brigitte Bardot” para intentar boicotear la caza anual de ballenas de Japón en el verano austral, que se prevé comenzará en enero próximo.

El líder de Sea Shepherd, el capitán Paul Watson, dijo a la ABC que espera que de una vez por todas se ponga fin a la caza de ballenas en la Antártida y que el objetivo de la organización ecologista es que Japón no logre capturar ni una sola ballena. “El año pasado ellos solo pudieron capturar el 26 por ciento de su cuota y el año anterior el 17 por ciento. A esta operación le hemos llamado operación cero tolerancia”, dijo Watson a la ABC.

Interrumpieron la caza en la Antártida

Durante el pasado verano austral, “Sea Sheperd” obligó en marzo a la flotilla japonesa a interrumpir la temporada de caza tras un enfrentamiento en aguas de la Antártida. Además, en 2011 Japón suspendió dos meses antes de lo previsto la captura de cetáceos en el Océano Antártico debido al acoso de Sea Shepherd, que en los últimos años ha llevado a cabo abordajes, lanzamiento de ácidos corrosivos o encadenamientos de sus activistas a los balleneros japoneses.

El país asiático abandonó la caza de ballenas en 1986 tras una moratoria internacional, aunque la retomó en 1987 tras alegar motivos científicos y comenzó a efectuar expediciones a la Antártida en nombre del Instituto de Investigación de Cetáceos.EFEverde

 

Fuente: EFEverde