ONU

México pide el fortalecimiento del Programa de la ONU para el Medioambiente

Nairobi, 19 feb (EFE).- El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) debe fortalecerse porque puede ser un “apoyo fundamental” para países emergentes como México, afirmó hoy el ministro mexicano de Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud.

“Sin duda, el PNUMA se tiene que fortalecer”, dijo Guerra en una entrevista concedida a Efe con motivo de su asistencia a la Primera Sesión Universal del Consejo de Administración del PNUMA y del Foro Global de Ministros de Medio Ambiente, que se celebra en Nairobi.

Según Guerra, “para países en vías de desarrollo, como es el caso de México, el PNUMA puede ser un apoyo fundamental para los diversos programas y acciones que estamos llevando a cabo, particularmente en el tema de crecimiento verde”.

“Se tiene también que incrementar la presencia de los ministros. Los ministros debemos seguir participando de manera más activa (..). Muchas decisiones se deben tomar a ese nivel”, señaló Guerra, quien mostró su satisfacción por acudir por primera vez, con “apenas dos meses” en el cargo, al “evento cumbre medioambiental a nivel mundial”.

A su juicio, el organismo de la ONU, con sede en la capital keniana, debe reforzar sus “acciones y apoyos” como autoridad global medioambiental en favor de Estados que, como México, aplican políticas protectoras del medioambiente.

“México -recordó- es uno de los países, creo que es el segundo país a nivel mundial, que cuenta con una ley de cambio climático. Esta ley entró en vigor en octubre del año pasado”.

Además, subrayó, el país latinoamericano quiere “seguir siendo un actor internacional importante en materia del cuidado del medioambiente”, pues “tiene antecedentes” al respecto “desde hace muchos años”.

La reunión del Consejo de Administración del PNUMA es la primera que se celebra desde que la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Medio Ambiente (Río+20) decidiera en junio pasado en Río de Janeiro (Brasil) fortalecer ese organismo.

El PNUMA fue reforzado con mayor presupuesto y representatividad, pues más de 190 países integran ya su Consejo de Administración (de ahí que se celebre en Nairobi la Primera Asamblea Universal del Consejo), frente a los 58 que formaban parte de ese órgano.

Sin embargo, el PNUMA no logró el objetivo de transformarse en una agencia de Naciones Unidas con más poder y autonomía financiera, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), postura defendida, entre otros, por la Unión Europea (UE) y los países africanos.

A ese respecto, Guerra indicó hoy que “el PNUMA debe seguir siendo un programa de la ONU” y conservar su nombre.

Durante la reunión de Nairobi, que empezó ayer y acabará el próximo viernes, el ministro mexicano ha mantenido una intensa ronda de contactos con colegas de países como España, Colombia, Perú, Finlandia o Noruega.

Con el secretario de Estado español de Medio Ambiente, Federico Ramos, Guerra abordó la cuestión del Protocolo de Kioto para reducir los gases de efecto invernadero que causan el calentamiento del planeta.

La Conferencia de Naciones Unidas del Cambio Climático que se desarrolló el pasado diciembre en Doha aprobó la prórroga hasta 2020 del periodo de compromiso del Protocolo de Kioto, que expiraba en 2012, aunque algunos países se han desvinculado.

El problema es que los Estados que se comprometieron a reducir sus emisiones durante el segundo periodo de Kioto -con los de la UE, Australia y Noruega a la cabeza- generan poco más del 15 por ciento del total de emisiones contaminantes mundiales.

Sobre ese asunto, el titular mexicano de Medio Ambiente reiteró hoy la postura de México partidaria de alcanzar un acuerdo con vinculación legal “que incluya a todos los países”.

“Mientras los grandes emisores (como EEUU o China) no hagan gran cosa, creo que es poco lo que podemos avanzar”, admitió Guerra, al precisar que su país es un “pequeño emisor” que aporta “el 1,3 o 1,4 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero”.

En su opinión, “no vale que algunos países no estén invirtiendo en reducir las emisiones y otros sí lo tengan que hacer por disposición de sus autoridades”, pues esa disparidad genera “competencia desleal” y, por consiguiente, “malestar y perjuicios”.

“Si podemos forzar a todos los países -sentenció- a que verdaderamente limiten las emisiones de gas de efecto invernadero, creo que vamos a promover un crecimiento verde y (…), en consecuencia, propiciar que haya más crecimiento económico”.

Por eso, agregó Guerra, el nuevo Gobierno del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, apuesta por “generar crecimiento económico sostenible”, a fin de acabar con “siete millones de mexicanos que viven en la pobreza”. EFE

Fuente: EFEverde

Brasil pedirá a la ONU el bloqueo de reservas minerales en aguas internacionales

Sao Paulo (Brasil), 10 feb (EFE).- El Gobierno de Brasil pedirá ante la ONU el bloqueo de una zona de reservas minerales en aguas internacionales del océano Atlántico, a 1.000 kilómetros de la costa de Río de Janeiro, informa hoy la prensa local.

Brasil pretende pleitear en la ONU el derecho de explotación sobre el área de recursos minerales localizada en Elevado Río Grande, una cordillera marítima en aguas brasileñas e internacionales.

De acuerdo con el diario “Folha de Sao Paulo”, la estatal Compañía de Investigación de Recursos Minerales (CPRM, en sus siglas en portugués) realizó un estudio en la zona que demostró la existencia de rocas sedimentares, minerales ricos e indicios de formación petrolífera.

El director de la CPRM, Roberto Ventura, señaló que Brasil presentará antes de marzo el estudio y la petición a la Autoridad Internacional de Fondos Marinos (ISBA, en sus siglas en inglés), organismo adscrito a la ONU.

Ventura explicó que en la misma zona, en un lugar próximo al área que Brasil pretende explotar, Rusia y Francia presentaron solicitudes similares ante el organismo internacional, mientras que investigadores chinos también trabajan en esa región.

En caso de recibir la autorización de la ONU, Brasil tendrá 15 años para investigar en los 3.000 kilómetros cuadrados del área y luego podrá abrir un proceso de licitación para la explotación comercial privada con aval internacional.

En los últimos dos años, Brasil invirtió 15 millones de reales (unos 7,5 millones de dólares) en cinco expediciones de investigadores a la zona. EFE

 Fuente: EFEverde

El planeta pierde doce millones de hectáreas de tierras productivas al año

Madrid, 15 dic (EFEverde).- La acción del hombre torna en desiertos doce millones de hectáreas de tierras productivas al año desde principios de 1980, lo que supone que desde ese fecha el planeta pierde anualmente un 1 por ciento de sus campos fértiles.

El secretario ejecutivo de la Convención de Lucha contra la Desertificación de la ONU (UNCCD), Luc Gnacadja, utiliza datos como esos para subrayar que la degradación de las tierras es “el mayor desafío medioambiental de nuestra era” y “la principal amenaza contra el bienestar global”.

La desertificación es causa de pobreza

En una entrevista con EFEverde con ocasión de una visita a Madrid, Gnacadja, exministro de Medio Ambiente de Benín, incide en que la “desertificación” es la principal causa de que más de mil millones de personas en el mundo vivan en la pobreza, por la imposibilidad de cultivar o acceder al agua.

La ubicación geográfica de estos “mil millones de olvidados”, que habitan en su mayoría en las zonas más deprimidas de África y Asia, ha dado lugar a que de los tres grandes convenios medioambientales de Naciones Unidas -Cambio Climático, Biodiversidad y Desertificación-, este último haya sido por el que menos hayan apostado las más de 190 naciones firmantes.

Durante años, los países se han negado a ponerle freno

“Los países desarrollados han pensado tradicionalmente que la desertificación es algo que pasa en zonas muy remotas y que combatirla no les iba a generar ningún beneficio; por lo que durante años se han negado a desarrollar mecanismos de financiación para ponerle freno”, explica el secretario ejecutivo del UNCCD.

La desertificación afecta al bienestar global

Ese planteamiento es “totalmente erróneo”: “la degradación del suelo no solo incrementa la pobreza y la mortandad infantil a nivel local; afecta a los océanos y al bienestar global”, puntualiza Gnacadja. En ese sentido, recuerda que la desertificación es una de las principales causas de las migraciones masivas en los países pobres, y que “la solución no es amurallar Europa para que no lleguen inmigrantes de África sino ayudarles a solucionar sus problemas para que no tengan que emigrar”.

Para convencer a los países de que hay que pasar a la acción, Gnacadja propone dos fórmulas, una de las cuales sería “hablar de medio ambiente en términos macroeconómicos”. Como ejemplo pone el caso de Nigeria, donde buscar alternativas al pastoreo masivo que destruye el suelo supondría un coste de entre 50 y 200 dólares por hectárea, mientras que restaurar esas tierras del daño causado requeriría 1.100 dólares por hectárea.

El coste de la inacción es más caro que el de la acción

“El coste de la inacción es infinitamente más caro que el coste de la acción”, destaca Gnacadja, quien defiende que su planteamiento no es el de un “activista” sino el de un “futurista”. “La evidencia me ha convencido de que combatir la degradación de la tierra es sinónimo de luchar contra la pobreza y la inseguridad alimentaria, y de promover el crecimiento económico”, apunta.

El secretario ejecutivo del UNCCD reclama también más “sinergias” en las políticas nacionales, ya que, a su juicio, el 75 por ciento de las respuestas que hay que dar a los tres grandes retos ambientales son comunes. “A veces hago un ejercicio práctico cuando me reúno con los ministros de medio ambiente de los países, les digo enséñenme sus planes para frenar la pérdida de biodiversidad, adaptarse al cambio climático y evitar la degradación de la tierra”, prosigue. “La inmensa mayoría de las medidas de esos planes coinciden pero se tratan de manera separada, lo cual no solo es una sinrazón sino que conlleva la pérdida de importantes recursos económicos”, agrega.

El cambio climático, otro factor para actuar

Gnacadja remarca, además, que el cambio climático “está haciendo más severas y frecuentes las sequías y la destrucción del suelo”, y es uno de los motivos por los que “urge actuar”.

Otro es que las previsiones de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) apuntan a que la demanda mundial de alimentos crecerá un 50 por ciento hacia 2030 con base en el incremento de población previsto. “¿De dónde vamos a sacar las tierras para abastecer esa demanda? No nos queda más remedio que restaurar los campos degradados y evitar la desertificación”, concluye. EFE

Fuente: EFEverde

Ban Ki-moon insta en Doha a un compromiso global para reducir emisiones

Doha, 4 dic (EFEverde).- El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, instó hoy a los delegados de los 190 países reunidos en Doha a llegar a un compromiso y tomar acciones urgentes para reducir las emisiones contaminantes.

Durante su comparecencia en la cumbre mundial de la ONU sobre cambio climático (COP18), Ban subrayó que los presentes en la capital catarí tienen la responsabilidad de mantener el impulso “pacientemente construido” en las reuniones anteriores.

“Todas las regiones tienen un papel que jugar en resolver la crisis climática”, dijo el secretario general de la ONU, quien apuntó la necesidad de “actuar con urgencia y un propósito claro”.
Ban expresó su esperanza de que los gobiernos demuestren que “los acuerdos jurídicamente vinculantes están en camino” para reducir las emisiones y pidió la adopción de un segundo periodo de compromiso del protocolo de Kioto. “Demostremos a las generaciones futuras que tenemos la visión para saber dónde necesitamos ir y la sabiduría para llegar allí”, agregó.

El secretario general de la ONU indicó que la lucha contra el cambio climático es “una carrera contra reloj” y que esta situación tiene consecuencias para todos los seres humanos, ricos y pobres. En este sentido, el emir de Catar, Hamad bin Jalifa al Zani, dijo que el cambio climático tiene un “impacto peligroso” en todos los aspectos de la vida.

También coincidió con el secretario general de la ONU en que las resoluciones de la conferencia de Doha “determinarán el legado a las generaciones futuras”. “Ningún país puede encontrar un refugio en el aislamiento”, dijo Al Zani, quien hizo un llamamiento a los países desarrollados a buscar soluciones y reducir las emisiones.

El emir aprovechó para describir las medidas que Catar está desarrollando para reducir el impacto de la economía sobre el medio ambiente. “Catar ha prestado gran atención a la sostenibilidad a largo plazo”, aseguró, al tiempo que indicó que su país ha reducido las emisiones de dióxido de carbono, invertido en energía solar y aumentado el reciclaje.

Todos los oradores en la sesión hicieron hincapié en la magnitud del desafío que representa el cambio climático y pidieron esfuerzos conjuntos a los países para reducir las emisiones y encontrar soluciones.

Entre ellos, la secretaria general de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, Christiana Figueres, señaló que hay una necesidad urgente de tomar medidas ambiciosas.
“Los resultados de esta conferencia deben cambiar a largo plazo la cara de las medidas de adaptación y mitigación y trazar el curso de los próximos años”, afirmó.

Por ello, insistió en que Doha necesita asegurarse de que existe un acuerdo sobre el Protocolo de Kioto – el único tratado existente sobre reducción de emisiones, que expira a finales de este año- y para mantener la financiación climática. EFE

Fuente: EFEverde