Otros

Interesante entrevista con José Manuel Núñez Lagos

Los españoles reciclaron 752.234 toneladas de residuos de envases de vidrio en 2016, lo que permitió que la recogida selectiva en el contenedor verde aumentara un 4% por segundo año consecutivo. Preguntamos por los logros y los desafíos pendientes del reciclaje a José Manuel Nuñez Lagos, CEO de Ecovidrio, la organización encargada de gestionar los envases de vidrio en España.

_Estimáis que se recicló un 73% del total de vidrio en 2016.  Teniendo en cuenta que el otro 27% supone miles de toneladas sin reciclar, y que una botella de vidrio puede tardar miles de años en biodegradarse, ¿cuál es el margen de mejora? ¿Qué objetivos tiene Ecovidrio en el medio plazo?

_En España se recicla mucho y bien. Esas cifras son buenos resultados que ponen de manifiesto que seguimos creciendo y no tenemos techo. Por eso aspiramos a reciclar el 100%. Otros países europeos que empezaron a reciclar antes que nosotros y que tienen una mayor concienciación medioambiental alcanzan una tasa de reciclado del 90%. Por tanto, es realista aspirar a reciclar la totalidad en un futuro. A corto y medio, la primera meta es alcanzar el 77% en 2020, lo cual representaría superar las exigencias europeas, que en estos momentos plantean una tasa de reciclaje del 75% en 2025. El objetivo es llegar a esas cifras de manera eficaz, eficiente y sostenible. Para ello, el plan estratégico de Ecovidrio contempla unas inversiones de 380 millones euros en cinco años desde el 2016, canalizadas en colocar 40.000 contenedores más (a pesar de que el nivel de contenerización en España es muy bueno, pues hay más de 210.000). También vamos a seguir promoviendo una hostelería más sostenible, haciendo campañas de concienciación y facilitando el reciclado proveyéndolos de contenedores. Otro ámbito de actuación es lo que llamamos «servicio puerta a puerta», servicios especiales de recogida dirigidos principalmente a la hostelería en zonas de difícil acceso.

_Si hablamos de colaboración, ¿qué opinas de las sinergias que podrían surgir de acuerdos entre SIG de diferentes sectores (neumáticos, pilas, aparatos electrónicos, etc.)? Puesto que las SIG sois, cada vez en mayor medida, la referencia en los procesos de reciclaje de nuestro país, sería un movimiento lógico y positivo. ¿Hay alguna iniciativa en marcha al respecto?

_Sin lugar a dudas existe una sinergia entre los distintos SIG, ahora llamados SCRAP (Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor). De los planes de colaboración que estamos teniendo entre nosotros destacan los realizados con Ecoembes, especializado también en envases, en este caso ligeros. A lo largo del año colaboramos en muchas iniciativas de concienciación de todo ámbito. Por ejemplo, la campaña Recicla con los Cinco Sentidos en Valencia. También colaboramos en ámbitos institucionales, administrativos, de investigación y de análisis, porque aunamos esfuerzos y compartimos experiencias. Otro ejemplo es el acuerdo de colaboración entre la Agencia Catalana de residuos, Ecoembes y Ecovidrio, un compromiso local para la mejora de la gestión de residuos que pretende dotar de herramientas y técnicas para fortalecer el intercambio de experiencias entre distintos municipios. Sin lugar a dudas, hay muchos ámbitos en los que actuamos, por no decir en todos ellos, y muchos los llevamos conjuntamente.

ECOVIDRIO-JOSE-MANUEL-NUNEZ-LAGOS

_Ecovidrio es un agente indiscutible dentro de ese modelo de economía circular al que aspiramos. ¿Cómo ves la situación en nuestro país? ¿Crees que hay un cambio de mentalidad frente al derroche y la obsolescencia?

_«Economía circular» es un palabro actual que refleja un cambio de paradigma, pero lo cierto es que Ecovidrio lleva 20 años poniéndolo en práctica. La necesidad de implantar este modelo ya está muy asumida por parte de todos. Es absolutamente necesario no solo para cuidar el medio ambiente y nuestros recursos, sino también para generar actividad productiva y bienestar social y económico. La sociedad ha avanzado mucho, pero todavía tenemos un reto por delante: cerrar el círculo. En el ámbito de la gestión de residuos todavía hay un porcentaje muy alto de envases que no se reciclan ni reutilizan y directamente se llevan al vertedero. Tenemos que seguir trabajando mucho en ese sentido y, sin lugar a dudas, todavía nos quedan muchos retos por delante.

_Hemos hablado de un cambio de mentalidad de los ciudadanos a la hora de reciclar. ¿Qué pasa con el sector empresarial? En vuestro caso, tienen especial repercusión las empresas de alimentación y hostelería. ¿Observáis una implicación mayor en el reciclaje?

_Sí, en todos los ámbitos. 7 de cada 10 envases se reciclan y el 79% de los ciudadanos declaran que reciclan envases de vidrio. Es una muestra de que ha habido un cambio de hábito en la sociedad española; a pesar de que el modelo actual demuestra que se puede seguir avanzando y nos queda camino, podemos decir que es un hábito consolidado. La hostelería también es muy importante. El 50% de los envases que se reciclan proviene de este sector, por eso es tan importante promover y facilitar que los hosteleros reciclen. Respecto a las empresas, la propia existencia de Ecovidrio es un buen ejemplo de la responsabilidad de la industria envasadora que comercializa productos en envases de vidrio porque nos financiamos gracias a ellas, más allá de que estas tengan otros planes de responsabilidad social corporativa.

_Ya conocemos los procesos integrales de reciclaje de Ecovidrio (recogida, procesamiento, reutilización, etc.). ¿Qué papel ocupa en esta cadena la información y educación para la implicación de la sociedad? ¿Qué proyectos e iniciativas tenéis al respecto?

_La educación y concienciación es fundamental. Más allá de todas las iniciativas que llevamos a cabo nosotros, necesitamos el apoyo de hosteleros y ciudadanos, que son los verdaderos protagonistas de reciclado. Sin ese pequeño esfuerzo de llevar el vidrio al contenedor verde no podríamos reciclar nada. Por eso llevamos a cabo tareas de concienciación a todos los públicos, a los responsables de las cadenas domésticas pero también a los adolescentes y con especial énfasis a los colegios. Como digo siempre, medio en broma medio en serio, aprender a cuidar el medio ambiente es como aprender un oficio, si lo quieres hacer bien. Además, los niños se convierten luego en los mejores embajadores del reciclado del vidrio, puesto que les dicen a sus padres que deben reciclar. Cada año invertimos más de 7’5 millones y medio de euros en concienciación y nuestra estrategia contempla seguir promoviendo estas campañas.

ECOVIDRIO-JOSE-MANUEL-NUNEZ-LAGOS

_Vuestra actividad en redes sociales se ha intensificado en este último año, así como la respuesta de los usuarios. ¿Cuál es vuestra estrategia al respecto?

_Como es lógico, las campañas de concienciación las llevamos a cabo a través de medios de comunicación, pero no podemos desatender todo el entorno digital. También aprovechamos el apoyo de otras empresas. Internet en general y las redes sociales en particular han sido claves para afianzar el compromiso y el hábito del reciclaje en los ciudadanos. Tenemos una comunidad de más de 300.000 seguidores entre Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y LinkedIn, y registramos 12.000 interacciones diarias. Estamos entre las cinco mejores marcas del sector público, según Interactive Asociation Bureau (IAB).

_Habéis realizado campañas muy implicadas con causas sociales, como la lucha contra el cáncer de mama. ¿Qué opinas de la capacidad transformadora, más allá del propio sector, de organizaciones de gran tamaño como Ecovidrio?

_Promover el reciclaje de envases ya es una causa social y en ese sentido estamos muy satisfechos por los beneficios medioambientales que genera. Pero hemos visto que en ocasiones es necesario unirlo a otras iniciativas para animar al ciudadano a ir más allá de la causa primaria. Una mayor visibilidad genera mayores actuaciones para ambas campañas.

_Una de las grandes polémicas generadas en el último año en el sector del reciclaje es la irrupción de los sistemas SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno). Es un debate que se está generando en muchos países. Como experto en el sector, no podemos dejar de preguntarte tu opinión a este respecto.

Consideramos que ese modelo de gestión de envases no es apropiado para España hoy día, porque los datos de Ecovidrio y Ecoembes demuestran que el sistema actual funciona y no sale rentable el cambio de modelo. En segundo lugar, otros países que tienen el mismo modelo que el nuestro, como Bélgica y Holanda, han conseguido tasas de reciclado muy altas, así como los españoles han logrado incluir el hábito concreto de reciclar en su día a día. En un análisis más detallado, se ha puesto de manifiesto que traería muchísimas complicaciones para las empresas en el sentido de la inversión para nuevas infraestructuras, para los comercios en el sentido de la gestión y, algo que nos preocupa especialmente, para los ciudadanos, porque deberían tener muchas más bolsas y contenedores en sus casas para poder llevarlo a cabo. Al ciudadano hay que ponérselo fácil y más cuando ya existe un hábito de fácil aplicación. No es la mejor medida para mejorar la gestión de residuos en España, ya que los envases solo representan el 15% de los residuos totales. Por ello, no hay que centrarse en la gestión de los envases, donde ya tenemos planes que mejoran día a día la tasa de reciclado, sino en la gestión de residuos orgánicos. En este sentido, también hay que resaltar que, más allá de la gestión que hacemos los SCRAP, es importante que cada administración, en función de su competencia, lleve a cabo medidas basadas en la experiencia europea o española, como reconsiderar las tasas de vertido, establecer pagos por generación, un quinto contenedor… ordenanzas que controlen la actividad de los grandes generadores. Hay muchas medidas que ya se han implantado en España, perfectamente compatibles con las ya existentes y que han demostrado tener éxito.