Consejos de seguridad para practicar surf

OLI PADDLE

Gracias a la revista SURF 30 os podemos dejar estos consejos de seguridad para que tengáis en cuenta a la hora de practicar cualquier derivada del surf.

– Antes de entrar al agua deberás saber por dónde salir. La entrada puede ser más fácil que la salida. Estudia la mejor forma de salir del agua, observa el mar. Si no conoces la playa no dudes en preguntar a otros surfistas sobre las características de la playa.

– Que la dificultad de las olas no te superen. Intenta que el nivel de las olas no esté muy por encima de tu surfing, te evitarás problemas. Siempre hay que asumir retos, pero que estos sean progresivos.

– Respeta la prioridad en la ola. La prioridad sobre la ola se tiene o no se tiene, nunca se obtiene. Disfruta de las vistas y el mar, mientras te llega tu turno.

Nunca saltes una ola. Tanto por educación como por seguridad la norma dice “una ola una persona”.

– Comparte la ola. Si la ola abre a derecha e izquierda, trata de compartirla.

Que haya diálogo en el pico. No está de menos si ves a otra persona remando la ola decirle en qué dirección vas. Evitas accidentes y haces que el resto también pueda surfear.

Haz amigos. Se educado y saluda a la gente que está en el pico al entrar al agua. No está de más el animar a alguien que va a pillar una ola (un “buenaaaaaa” es suficiente).

Remonta al pico correctamente. Intenta alejarte de la zona de surfing cuando estás remontando al pico. Así no molestarás a nadie que esté surfeando y evitarás accidentes.

Nunca remontes detrás de alguien. Si esa persona pierde la tabla te la comerás con patatas. Intenta remontar en paralelo y deja siempre una distancia de seguridad prudencial respecto a los demás surfistas.

Una persona vale más que una ola. Si estás surfeando y te encuentras con alguien remontando intenta pasarle de forma segura. Si no estás completamente seguro de pasarle con seguridad por delante es mejor hacerlo por detrás de el. Es mejor perder una ola que crear un accidente.

Nunca abandones tu tabla de surf. Las tablas de surf flotan más que los cuerpos humanos, y no se cansan.

Nunca sueltes tu tabla de surf. Agarrándote a la tabla saldrás a la superficie antes que soltándola. Aunque siempre hay excepciones. Si la vas a soltar siempre deberás asegurarte que no hay nadie cerca de ti.

Realiza un mantenimiento de tu tabla de surf. Cambia la cuerda que une la tabla de surf al invento regularmente. Te evitarás problemas. Los inventos también sufren el paso de los baños y del tiempo.

Nunca olvides que fuiste novato. Es fácil olvidarse que uno fue novato alguna vez. Trata de ser benevolente con los errores de la gente que está aprendiendo y trata de dar algún consejo. Te lo agradecerán.

Ayuda al que lo necesite. Si ves a alguien en apuros deja de surfear y vete a ayudarle.

Mantén la calma. No hay cosa peor en el mar que ponerse nervioso en el agua. Si te lleva la corriente, detente a pensar un momento, y rema en paralelo a la playa hasta encontrar un pasillo por donde salir.

No olvides que el objetivo del surf es pasarlo bien. Disfruta de las vistas, del mar, del agua, de la gente. El surf es mucho más que coger olas.