Medio Ambiente

Limpieza de Costas 30 Septiembre Playa de la Hita, Murcia

Desde la Fundación Ecomar y en colaboración con Libera, este sábado 30 de septiembre realizaremos una Limpieza de Costas en la playa de la Hita, Murcia. Promoviendo de esta manera 1m2 por los mares y las playas, un encuentro ciudadano nacional para la limpieza de nuestras playas y nuestros mares, y la recogida de datos de residuos recogidos.

Ver Más

Limpieza de Costas 17-06-17

1m2 por la Naturaleza es el primer encuentro ciudadano nacional que promueve LIBERA
Un día, solo un día, para limpiar los espacios naturales de nuestro país.
Desde ECOMAR os invitamos a sumaros a la iniciativa y participar en una Limpieza de Costas.

Durante nuestra vida podemos cambiarlo todo menos nuestro cuerpo y nuestro planeta.
¡Cuidémoslos! 1 día, 1m2, 1 planeta.

Playa de la Maruca, Santander
Sábado 17 Junio 2017 10,30-14.00 horas
Bolsas y guantes suministrados por Fundación Ecomar

Más información:
Fundación Ecomar
Angel Escalante
Tel: 91 350 4485 / 607 549 646 – angel@fundacionecomar.org

SavetheDate2017

La Antártida, el continente blanco que un día fue verde

CHILEANTARTIDATROPICAL1

 

La Antártida, el inhóspito Continente Blanco que conocemos actualmente, fue un día una superficie cubierta de frondosos bosques subtropicales repletos de palmeras, helechos y coníferas.

“Que la Antártida un día fue verde es algo consensuado entre los científicos pero aún desconocido para muchas personas”, dijo a Efe el paleobiólogo Marcelo Leppe, investigador del departamento científico del Instituto Nacional Antártico Chileno (INACH).

El representante chileno en el Comité Científico para la Investigación en la Antártida (SCAR, por sus siglas en inglés) ha dedicado su vida a la búsqueda de fósiles antárticos y patagónicos que le permitan indagar en los orígenes de las plantas y los animales que poblaron el “fin del mundo”.

En su opinión, los bosques empezaron a colonizar la Antártida hace 298 millones de años, durante un período conocido como Pérmico, cuando el clima se hizo más cálido y los hielos de la gran glaciación empezaron a retroceder.

Los científicos han encontrado evidencias de ello en las montañas Transantárticas, una cadena montañosa que divide la Antártida oriental de la occidental, en las que se hallaron fósiles de hojas de Glossopteris, un árbol extinto que dominó los bosques periglaciares.

En tiempos algo más cercanos, otros fósiles revelaron la existencia de frondosos bosques de helechos y coníferas entre los que caminaban majestuosos dinosaurios como el Cryolophosaurus, de casi cinco metros de alto y ocho de largo, o los gigantescos Saurópodos, unos herbívoros de cuello largo que podían alcanzar los 20 metros de altura.

No obstante, la “época dorada” de las plantas modernas en la Antártida se asentó en el Cretácico (entre 145 y 66 millones de años), cuando la Península Antártica estaba poblada por una densa vegetación propia de climas cálidos que servía de refugio a diversos linajes de dinosaurios.

Estos bosques estuvieron dominados por coníferas, como grandes araucarias, hayas, ñirres, coigües y arbustos pequeños, además de plantas con flores.

Uno de los misterios que los científicos no han podido resolver es cómo estos bosques polares, parecidos a los que actualmente se encuentran en zonas de climas templados, pudieron sobrevivir a las condiciones de oscuridad invernal.

A pesar de que la temperatura varió considerablemente, la latitud a la que se encontraba la Antártida no lo hizo, motivo por el cual las plantas y los animales debieron “adaptarse” a los seis meses de casi completa oscuridad que se instalan en el Continente Blanco entre mayo y septiembre.

“Sabemos que algunos dinosaurios migraban ante la llegada del invierno, pero en el caso de las plantas el tema sigue siendo aún un enigma”, declaró el científico.

Durante el periodo estival las plantas estaban expuestas a 20 o 22 horas de luz diaria; sin embargo, “ello no implica necesariamente que tuvieran capacidad de hacer la fotosíntesis durante más horas que ahora”, porque ese proceso se limita a una fracción de tiempo determinada.

“Aún es un misterio saber cómo algunas especies arbóreas alcanzaron tasas de crecimientos similares a las del bosque valdiviano actual (típico de la zona centro sur de Chile) con esa radiación”.

Una serie de sucesivos enfriamientos del clima sumados al impacto del meteorito en Yucatán, además de las colosales erupciones de la meseta del Deccan en la India, terminaron con el periodo “hipercaliente” del Cretácico.

A partir de ese momento -hace 47 millones de años-, la Antártida comenzó a enfriarse de nuevo.

La tundra, el último remanente de los bosques antárticos, desapareció hace 15 millones de años, cuando el continente se congeló por completo y adoptó la apariencia de desierto helado que conocemos actualmente.

Pero esa estampa podría no durar para siempre, puesto que el cambio climático amenaza con pintar de nuevo de verde la blanca planicie antártica.

El calentamiento global, la introducción de plantas invasoras producto del traspaso de genes de una especie a otra y el retroceso de los glaciares están poniendo sobre la mesa las condiciones necesarias para que la Antártida vuelva a ser una superficie cubierta de frondosos bosques.

“Que esto suceda es solo una cuestión de tiempo”, concluyó Leppe. Efeverde

Más de medio millón de personas, en el Día Internacional de la Limpieza de Playas

20120809 Limpieza en playas_SEO_BirdLife_tcm7-218028

Más de 560.000 voluntarios de todo el mundo participaron el sábado en la recogida de basura en costas, ríos, lagos y otras vías fluviales con motivo del Día Internacional de la Limpieza de Playas, convocado por diversas organizaciones internacionales, según los datos de Ocean Conservancy.

El informe anual elaborado por esta asociación norteamericana, que celebra esta jornada desde hace 29 años cada tercer sábado de septiembre, cifra en más de 7.000 las toneladas de residuos que fueron recogidas sólo en 2014 en más de 90 países.

Estados Unidos, Filipinas y Canadá son los tres estados con mayor número de voluntarios ya que suman más de 350.000 personas; les siguen Hong Kong (con casi 25.000 implicados), Perú (casi 19.000) y Ecuador (casi 17.000). Uno de los países más activos desde el punto de vista institucional es Ecuador, cuyo Ministerio del Ambiente coordina “Playatón”, una iniciativa que lleva limpiando más de 120 playas desde hace 5 años pese a ser un país con menos costa que sus vecinos.

En España, la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), gestiona el programa de voluntariado “Playas, ríos, voluntariado y custodia del territorio“, dirigido a la mejora y conservación del litoral y las cuencas hidrográficas.

La iniciativa española nació en 2012 con objeto de impulsar la implicación de los ciudadanos en la conservación del litoral y de las áreas que integran las cuencas hidrográficas intercomunitarias, así como para desarrollar una red de voluntarios estable para el mantenimiento y la mejora de estos espacios a través de distintos programas de voluntariado, según la propia entidad.

Otras organizaciones que trabajan de forma independiente, como la Fundación Ecomar, toman sus propias medidas como el programa de limpieza de costas con menores a partir de 14 años a los que se trata de introducir una conciencia de que tienen que cuidar el medio ambiente.

En 2014 realizaron media docena de limpiezas en las que participaron un total de 300 niños a lo largo de la jornada, en la que también se suman al voluntariado los padres que les acompañan por lo que la cifra aumenta considerablemente, aunque la actividad está centrada en los niños, añade a Efeverde. Las playas de Baleares y el País Vasco, además de las de la provincia de Valencia, fueron las que aportaron mayor número de voluntarios.

Según los datos de Ocean Conservancy, los objetos más recogidos son las colillas de cigarrillos, los envoltorios de comida, las fundas plásticas y las botellas de plástico y vidrio.

Esta suciedad de las playas también perjudica seriamente la salud de las aves, ya que un estudio de la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO) calcula que actualmente el 90 % de todas las aves marinas vivas ha ingerido algún tipo de material plástico.

Además, este estudio refleja que el 99 % de las especies de aves marinas del planeta, entre ellas pingüinos, albatros y pardelas, tendrán plástico en el estómago de aquí a 2050.

Celebramos en Día Mundial de los Océanos

oceano_azulLos océanos son el corazón de nuestro planeta. De la misma forma que los latidos del corazón hacen que la sangre circule por todo el cuerpo, los océanos conectan a las personas de todo el mundo, con independencia de donde vivan. También regulan el clima, alimentan a millones de personas, producen oxígeno, son el hábitat de una gran variedad de seres vivos y nos proporcionan medicinas y muchos más recursos. Para garantizar la salud de nuestras comunidades y de las generaciones futuras es imprescindible que cuidemos a los océanos con la misma intensidad que ellos cuidan de nosotros.

El lema de este año es «Unos océanos sanos, un planeta sano». Lamentablemente , algunas actividades humanas, como la pesca ilegal, las prácticas de acuicultura insostenibles , la contaminación marina y la destrucción del hábitat y las especies exóticas, así como el cambio climático y la acidificación de los océanos, tienen un impacto negativo sobre los océanos y los mares.

La contaminación por plástico representa una grave amenaza porque degrada los océanos muy lentamente y sus efectos perduran en el tiempo. Además, daña la salud de los animales y organismos acuáticos, que confunden las partículas de plástico por comida. Los científicos también están estudiando el impacto de este tipo de contaminación en los humanos.

En el Día Mundial de los Océanos 2015 se celebrará un evento en reconocimiento de los ganadores del Concurso Anual de Fotografía de los Océanos Disponible en inglés.

¿Por qué celebramos el Día Mundial de los Océanos?

  • Para recordar a todo el mundo el gran papel que los océanos juegan en nuestras vidas. Son los pulmones de nuestro planeta, que generan la mayoría del oxígeno que respiramos.
  • Para informar a la opinión pública de las consecuencias que la actividad humana tiene para los océanos.
  • Para poner en marcha un movimiento mundial ciudadano a favor de los océanos.
  • Para movilizar y unir a la población mundial entorno al objetivo de la gestión sostenible de los océanos. Son una fuente importante de alimentos y medicinas, y una parte esencial de la biosfera.
  • Para celebrar juntos la belleza, la riqueza y el potencial de los océanos.

Nemo y las corrientes marinas

nemoLa Corriente de Australia Oriental es la corriente oceánica más larga en los alrededores de la costa de Australia y transporta agua cálida en sentido contrario a las agujas del reloj hacia la costa oriental del continente australiano.
En 2003,una película animada ilustró la Corriente de Australia Oriental como una autopista marina en el que diversos peces y tortugas viajaban en dirección de la costa oriental de Australia. La premisa fundamental de la historia es correcta, pues cada verano miles de peces son barridos desde la gran barrera de coral hasta los puertos de Sydney y más al sur. (extraído de la wikipedia).

El fenómeno de las mareas es conocido desde la antigüedad. Parece ser que Piteas (siglo IV a. C.) fue el primero en señalar la relación entre la amplitud de la marea y las fases de la Luna, así como su periodicidad. Plinio el Viejo (23-79) en su Naturalis Historia describe correctamente el fenómeno y piensa que la marea está relacionada con la Luna y el Sol. Mucho más tarde, Bacon, Kepler y otros trataron de explicar ese fenómeno, admitiendo la atracción de la Luna y del Sol. Pero fue Isaac Newton en su obra Philosophiae Naturalis Principia Mathematica («Principios matemáticos de la Filosofía Natural», 1687) quien dio la explicación de las mareas aceptada actualmente. Más tarde, Pierre-Simon Laplace (1749-1827) y otros científicos ampliaron el estudio de las mareas desde un punto de vista dinámico.
Isaac Newton realizó varios estudios científicos del comportamiento de las mareas y calculó la altura de éstas según la fecha del mes, la estación del año y la latitud. Más tarde, Simon Laplace complementó los estudios de Newton.

Fósiles de ballenas en el desierto de Atacama

ballenas1El cementerio de ballenas con fósiles de hace entre 6 y 9 millones de años de antigüedad que se encontró en 2010 en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, debe su formación a las toxinas emitidas por las algas, que envenenaron y mataron a los animales y acabaron varados en la costa.

Así lo explica un estudio de científicos estadounidenses, chilenos y brasileños que publica hoy la revista “Proceedings of the Royal Society B” y que resuelve el misterio de la muerte repentina en el mar de estos mamíferos en Atacama, en un espacio denominado Cerro Ballena, según un comunicado del Instituto Smithsonian. Los obreros que trabajaban en la ampliación de una carretera descubrieron en 2010 los esqueletos de más de 40 animales vertebrados marinos de 10 especies distintas, principalmente ballenas, pero también papardas, focas y perezosos acuáticos. La orientación y la condición de los esqueletos indicaban una muerte en el mar, aunque lo que más intrigó al equipo científico que los examinaron fue la forma en que estaban acomodados los cuerpos: en cuatro capas separadas, lo que reflejaba cuatro varamientos diferentes a lo largo de entre 10.000 y 16.000 años.

Tras su investigación, los científicos concluyen que la causa más probable de su muerte es que comieran o inhalaran las toxinas generadas por las algas nocivas a finales del Mioceno (5 a 11 millones de años atrás).

Después, los cuerpos de los animales muertos flotaron hacia la costa y quedaron enterrados por la arena.

Las mareas de algas nocivas son comunes a lo largo de las costas de los continentes y aumentan con ciertos nutrientes vitales, como el hierro, que se liberan durante la erosión y son transportados por los ríos hacia el océano.

Debido a que los Andes son montañas ricas en hierro, la escorrentía que se produjo a lo largo de la costa oeste de América del Sur durante más de 20 millones de años proporcionó las condiciones ideales para la formación de estas acumulaciones, conocidas como llamadas flores de algas nocivas.

Nicholas Pyenson, paleontólogo del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian y autor principal de la investigación, afirmó que sólo las algas tóxicas podían ser la causa común de cuatro varamientos diferentes con condiciones similares.

“Algunos ejemplos modernos proporcionan excelentes analogías de los patrones de Cerro Ballena, en particular, uno de finales de los 1980 en el que más de una docena de ballenas jorobadas llegaron a las orillas del Cabo Cod, sin signos de trauma, pero enfermas por la ingesta de caballa cargada de toxinas de las mareas rojas”, abundó.

Los científicos estiman de un modo conservador que el área de Cerro Ballena preserva varios cientos de esqueletos de mamíferos marinos fósiles que esperan ser descubiertos.

Investigadores de la Universidad de Chile en Santiago que han colaborado en este estudio trabajan para crear una estación de investigación en Cerro Ballena para que los fósiles que aún están cubiertos por sedimentos puedan ser protegidos.

Los fósiles objeto de esta investigación fueron trasladados a museos de las ciudades chilenas de Caldera y Santiago después de ser desenterrados y el Smithsonian ofrece en su página web imágenes tridimensionales de los fósiles y las canteras de excavación. EFEverde

 

Sistema para limpiar de plásticos todo el océano en 5 años

PLASTICO1Los desechos de plástico están contaminando los mares y seguirán ahí durante siglos si no hacemos nada. Boyan Slatun joven holandés, ha combinado ecologismo, creatividad y tecnología para hacer frente a este problema de una manera efectiva con un concepto llamadoOcean Cleanup Array, que podría eliminar (según sus estimaciones) 7 millones de toneladas de residuos plásticos de los océanos del mundo al año; y gracias a atacar el problema desde la superficie, limpiando las enormes islas de este material que flotan en los mares.

Si Mahoma no va a la montaña, Boyan quiere ir a su encuentro para quitarle el chubasquero con un sistema de barreras flotantes en lugar de redes, que abarquen áreas mucho más grandes de agua y que pudieran ser enviadas a los lugares del mundo donde se concentra el plástico para su recogida y reciclaje, como si fuera un embudo-colador gigante.

El ángulo de los brazos obligaría al plástico a ir en la dirección de las plataformas, donde se separaría del pláncton, para posteriormente ser filtrado y almacenado para su reciclaje y venta, de tal manera que hiciera de todo el proceso un sistema rentable económicamente.

Según afirma el joven, su solución podría potencialmente ahorrar la vida a cientos de miles de animales acuáticos que mueren por los plásticos al año; y reducir los contaminantes (incluidos los PCB y el DDT) que se acumulan en la cadena alimentaria.También podría ahorrar millones de euros, tanto en los costes de limpieza, como en el turismo perdido o los daños a las embarcaciones marinas.

Sí, es sólo un concepto, quizá demasiado soñador para los tiempos que vivimos; pero también esconde un espíritu que nos hace ser optimistas con el potencial de nuestros jóvenes para atacar problemas que no pueden abarcar los mayores.

Este estudiante de primer año de Ingeniería Aeroespacial se pasó un verano entero analizando el tamaño y la cantidad de partículas de plástico en los parches de basura del océano. Su trabajo final ganó varios premios, incluyendo el de Mejor Diseño Técnico 2012 en la Universidad Tecnológica de Delft. Boyan continuó desarrollando su concepto durante el verano de 2012, y lo descubrió varios meses más tarde nada menos que en las charlas TEDxDelft 2012.

Luego creó la Fundación Cleanup Ocean, una organización sin ánimo de lucro que se encarga de la elaboración de sus tecnologías propuestas. Y muy pronto tendrá el primer prototipo operativo para mostrarselo a todos. Le deseamos toda la suerte del mundo en tan titánica empresa.

 

Yoko Ono pide el fin de la caza de delfines en Japón

Yoko-Ono-con-chisteraLa artista japonesa Yoko Ono publicó hoy una carta en su página web en la que pide a los pescadores del pueblo nipón de Taiji que abandonen su impopular caza anual de delfines, ya que considera que esta práctica alimenta el “odio” de otros países hacia Japón.

En su misiva, dirigida a los pescadores de este pueblo de la prefectura de Wakayama (oeste) y al primer ministro japonés, Shinzo Abe, Ono dice comprender el hartazgo que genera en Taiji la presión “unilateral de Occidente” para poner fin a su “tradicional captura y matanza de delfines”. No obstante, les pide que observen la situación desde un punto de vista “más amplio” y comprendan que Japón necesita “la simpatía y la ayuda del resto del mundo”.

Taiji, considerado la cuna de la pesca de cetáceos en Japón, realiza desde hace décadas la caza de delfines, parte de los cuales vende a zoos y acuarios de todo el mundo antes de arponear al resto y destinarlos al consumo humano.

La conocida activista se une a la embajadora de EEUU en Japón, Caroline Kennedy, que el pasado fin de semana calificó de “inhumana” esta tradición en su cuenta de Twitter y recordó que Washington no apoya esta práctica.

Por su parte, el ministro portavoz de Japón, Yoshihide Suga, replicó que está actividad “tradicional” se realiza dentro del marco legal y que Tokio “expondrá su posición a la parte estadounidense”.

Según la organización ecologista Sea Shepherd, los pescadores han comenzado ya a matar en Taiji este año a muchos de los aproximadamente 250 delfines que han capturado desde la semana pasada.

La tradición en Taiji

La pesca en aguas poco profundas de delfines y pequeños cetáceos se realiza en Taiji mediante un método tradicional inventado en este pueblo por el cual varias embarcaciones crean un muro de sonido que empuja a los ejemplares a la bahía en la que son seleccionados y luego arponeados.

El film estadounidense “The Cove”, ganador en 2009 del Óscar a mejor documental, contribuyó a publicitar esta práctica, que desde entonces ha sido muy criticada por su crueldad a nivel internacional. EFEverde

El cambio climático está elevando el riesgo de fenómenos extremos

El científico estadounidense Christopher Field, galardonado hoy con el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, ha advertido de la lentitud con la que se toman las decisiones políticas para frenar el cambio climático, que “está aumentando el riesgo de fenómenos extremos” como las olas de calor.

El biólogo de la Universidad de Stanford ha logrado por primera vez calcular el efecto de la deforestación y la agricultura sobre el clima global y ha predicho el impacto del cambio climático sobre los ecosistemas, ha explicado en rueda de prensa el director del Instituto de Meteorología Max Planck, Bjorn Stevens, presidente del jurado de este galardón, cuya dotación se eleva a 400.000 euros.

En una videoconferencia desde Holanda, donde está reunido el Grupo II del IPCC, Field ha definido el cambio climático como uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la Humanidad, “pero también tiene grandes oportunidades para gestionarlo”. Tras declinar avanzar contenidos de este informe por su carácter confidencial (se publica en abril próximo), el director del departamento de Ecología Global del Instituto Carnegie para la Ciencia de EEUU ha añadido que el cambio climático está modificando los perfiles de riesgo de fenómenos como las olas de calor y las sequías.

A juicio del catedrático del departamento de Ciencia del Sistema Tierra en la Universidad de Stanford, actualmente hay mucha información científica sólida que indica la necesidad de adoptar decisiones, pero éstas se están tomando “muy lentamente”. “Hay un entorno político y un ruido de fondo que impide el avance y que han retrasado” las decisiones, con lo que “después será mucho más caro”, ha subrayado Field, que la revista “Nature” incluye entre los cinco personajes a los que debe prestarse atención en 2014. Tras expresar su deseo de que los científicos sean escuchados por el estamento político, ha abogado por un debate “sincero” sobre las prioridades y ha pedido una mayor inversión en las ciencias del clima. Sobre si los recortes en la ciencia española han repercutido en su aportación al IPCC, la mayor red mundial de científicos dedicados al cambio climático, galardonada con el Nobel de la Paz, ha dicho que en el Panel trabajan muchos científicos españoles “importantes” y que la escasez presupuestaria ocurre “en todas partes”. Ha concluido que la solución al cambio climático consta de cinco elementos: conservación de bosques -”aún se está a tiempo”-; eficiencia en el transporte; energías limpias y mecanismos para capturar el carbono. En la rueda de prensa, el profesor del CSIC y director del Instituto de los Océanos UWA de la Universidad de Australia, Carlos Duarte, ha explicado que Field es uno de los autores más citados en la literatura científica dentro de su campo. Entre sus contribuciones ha citado el desarollo de modelos para cuantificar la actividad fotosintética de plantas a partir de observaciones de satélite, permitiendo el cálculo de la captura de CO2 por ecosistemas terrestres a escala plantearia, y demostrar que la vegetación controla el clima global al modificar la radiación solar absorbida y la evaporación del agua.

Valoraciones de expertos sobre el fallo:

José Manuel Moreno. Vicepresidente del Grupo de trabajo II del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). Director del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Castilla La Mancha.

Estoy muy emocionado, es una persona muy próxima. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, y trabajamos juntos en el IPCC. Es un gran científico, con la capacidad de mirar más allá y de plantearse esas preguntas que cuando las ves dices ‘¡Caramba!, ésa es la pregunta que había que hacerse’. Tiene una mente muy penetrante. En su gestión en el IPCC ha demostrado gran capacidad para captar las ideas importantes que hay que transmitir desde la ciencia a los responsables políticos. Su liderazgo es admitido por todos, algo poco habitual y que facilita mucho las cosas. Es muy importante que los gobiernos perciban la solidez de la ciencia del cambio climático, y Chris Field no sólo transmite a la perfección ese mensaje sino que tiene una gran capacidad para el diálogo.

Íñigo Losada. Coordinador Autor Principal en el Grupo II del IPCC. Director de Investigación de IH Cantabria (Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria).

Es un fallo que me alegra muchísimo. Chris Field es mi jefe en el IPCC desde que hace cuatro años empezamos a trabajar en el informe que se publicará pronto. Además de ser un gran hombre de ciencia, un científico realmente extraordinario, lo que más destaca en él es su habilidad para fomentar el consenso, y también para lograr que la ciencia llegue correctamente y sea útil a las personas que deben tomar las decisiones. Tiene una gran capacidad para transmitir lo que se sabe y lo que no, con gran rigor. También, para tener en cuenta las sensibilidades de todos los que trabajamos en el informe, de especialidades muy diferentes. Realmente, no hay mucha gente que pueda hacer lo que él hace en el IPCC.

Marta Rivera. Autora Principal del Grupo II del IPCC. Universidad de Vic.

Estoy muy contenta. Se lo merece absolutamente. Mi cercanía a él no es tanto por su ciencia, puesto que mi especialidad es otra, pero en el IPCC he podido apreciar su enorme dedicación tanto a la ciencia del cambio climático como a la labor de nuestro grupo de trabajo. Además, siento que este premio es un reconocimiento a todo el grupo, que debe emitir ahora su informe. El premio llega por tanto en un momento muy oportuno. Me ha hecho una ilusión enorme.

Jesús Fidel González Rouco. Facultad de Físicas de la UCM y del Departamento de Astrofísica y Ciencias de la Atmósfera en el Instituto de Geociencias del CSIC

El profesor González Rouco es uno de los investigadores españoles que trabaja en el Grupo I del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), que evalúa los aspectos científicos del cambio climático. El trabajo de este grupo en el Quinto Informe del IPCC se dio a conocer el pasado mes de septiembre.

Destaca que, aunque Field es hoy especialmente conocido por su condición de co-presidente del Grupo II del IPCC -el que evalúa los impactos del cambio climático y las posibilidades de adaptación al mismo- “su trabajo como investigador ha sido útil también para el Quinto Informe del Grupo I, que por primera vez ha dedicado una capítulo al ciclo de carbono, área en la que Field ha hecho importantes contribuciones. Algunos de los modelos climáticos de última generación incluyen el ciclo de carbono, lo que permite reproducir mejor la evolución de los gases de efecto invernadero que se liberan a la atmósfera y su consecuente influencia en el cambio climático”.

Ricardo García Herrera, catedrático de Física de la Atmósfera de la Universidad Complutense

“Field es un investigador muy conocido y reputado entre la comunidad científica por sus trabajos sobre el ciclo de carbono. Me parece muy positivo que el Premio Fronteras del Conocimiento en Cambio Climático recayera el año pasado en Susan Solomon, que estudia los mecanismos del cambio climático, y hoy lo haga en Christopher Field, que estudia su impacto en los bosques y otros ecosistemas. Además, hay que valorar cómo procura conseguir ciencia aplicada, buscando la interlocución con gobiernos y administraciones. Field se preocupa no solo por la repercusión ecológica sino también social y económica -incluidas las consecuencias sobre el Tercer Mundo- del cambio climático”.

EFEVerde