Blog

La isla Henderson, el lugar más contaminado con plásticos del planeta

henderson

 

José Manuel Nieves (ABC)._ Desde las costas de Nueva Zelanda se necesitan 13 largos días de navegación para llegar hasta allí. Perdida en el Pacífico Sur, la isla Henderson está, en efecto, a casi 5.000 km. del centro habitado más cercano. La pequeña isla, de apenas 37,3 km cuadrados (9,6x 5,1 km.), es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1988, y en la página web que le dedica esta institución se explica que “es uno de los pocos atolones del mundo cuya ecología no se ha visto prácticamente afectada por la presencia humana”.

Por eso, cuando la bióloga Jennifer Lavers y su equipo desembarcaron allí hace dos años (en Mayo de 2015) para realizar estudios sobre la fauna y la flora autóctonos, se llevaron una sorpresa mayúscula al encontrarse con el paisaje que muestra la fotografía. Al principio, los científicos pensaron que el lugar se había convertido en objetivo de alguna agencia turística con pocos escrúpulos. Pero no había más barcos allí, y el primero que avistaron no llegó hasta finales de agosto… De alguna forma, sin embargo, incluso sin casi presencia humana, nuestra “huella” era bien visible por todas partes. La investigación acaba de publicarse en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

henderson2Durante los meses que duró su trabajo, el equipo de Levers pudo contar hasta 37.661.395 de restos y fragmentos de basura, especialmente plástico, lo que convertía automáticamente a la isla Henderson en el lugar más contaminado del mundo con este material, con una densidad de hasta 670 restos de plástico por metro cuadrado. La isla, de hecho, parece estar actuando como un auténtico sumidero para los desechos plásticos oceánicos.

Lavers, de la Universidad de Tasmania, en Australia, y su colega Alexander Bond, concluyeron que esta remota isla tiene la mayor densidad de basura jamás reportada en la naturaleza. Según sus cálculos, Henderson contiene por lo menos 17,6 toneladas de desechos plásticos y cada metro cuadrado de la playa recibe alrededor de 27 nuevas piezas de basura cada día.

Para los investigadores, lo más aterrador es que incluso las 17,6 toneladas de plástico de la isla Henderson no son nada si las comparamos con todo el que existe en el planeta. De hecho, en el mundo creamos exactamente esa cantidad de objetos de plástico cada dos segundos. Y el estudio recién publicado indica que islas remotas como Henderson pueden estar recibiendo muchos de esos desechos, convirtiéndose en grandes (e involuntarios) vertederos.

La falta de datos, sin embargo, implica que seguimos sin saber cuál es el lugar final de “descanso” de la mayor parte del plástico que se acumula en los océanos del mundo. El estudio estima también que los desechos plásticos flotantes amenazan al 55% de las especies de aves marinas del planeta, así como a un gran número de organismos que dependen del mar para su supervivencia.

Ecomar impartió talleres de reciclaje en el Salón Náutico de Dénia

La Fundación Ecomar impartió sus talleres de reciclaje a niños de entre 7 y 14 años en su stand del Salón Náutico de Dénia, por el que llegaron a pasar unos 300 niños durante los tres días en los que duró el certamen náutico. Impartiendo la filisofía de Ecomar, los talleres posibilitaron que los jóvenes se mostraran muy receptivos e ilusionados con esta experiencia. Theresa Zabell les inculcó que “podemos cambiar de casa, de coche o de ropa todas las veces que queramos, pero no lo podemos hacer ni de cuerpo, ni de planeta porque solo tenemos uno”.

Antes de meterse en la materia de reciclaje, Theresa Zabell y Alex Pella, regatista oceánico español y ganador del trofeo Julio Verne, hicieron la suelta de una tortuga, que estuvo en cautividad curándose de la heridas que tenía cuando fue capturada. La suelta se produjo dentro de las aguas protegidas del cabo de San Antonio.

Theresa Zabell entregó a Alex Pella el diploma que le acredita como “Embajador Ecomar por los 5 Océanos”, ya que Pella lleva colaborando con la Fundación desde hace muchos años llevando la Grímpola de Ecomar en todas sus singladuras, especialmente en la Ruta del Ron y el el Trofeo Julio Verne.

La Antártida, el continente blanco que un día fue verde

CHILEANTARTIDATROPICAL1

 

La Antártida, el inhóspito Continente Blanco que conocemos actualmente, fue un día una superficie cubierta de frondosos bosques subtropicales repletos de palmeras, helechos y coníferas.

“Que la Antártida un día fue verde es algo consensuado entre los científicos pero aún desconocido para muchas personas”, dijo a Efe el paleobiólogo Marcelo Leppe, investigador del departamento científico del Instituto Nacional Antártico Chileno (INACH).

El representante chileno en el Comité Científico para la Investigación en la Antártida (SCAR, por sus siglas en inglés) ha dedicado su vida a la búsqueda de fósiles antárticos y patagónicos que le permitan indagar en los orígenes de las plantas y los animales que poblaron el “fin del mundo”.

En su opinión, los bosques empezaron a colonizar la Antártida hace 298 millones de años, durante un período conocido como Pérmico, cuando el clima se hizo más cálido y los hielos de la gran glaciación empezaron a retroceder.

Los científicos han encontrado evidencias de ello en las montañas Transantárticas, una cadena montañosa que divide la Antártida oriental de la occidental, en las que se hallaron fósiles de hojas de Glossopteris, un árbol extinto que dominó los bosques periglaciares.

En tiempos algo más cercanos, otros fósiles revelaron la existencia de frondosos bosques de helechos y coníferas entre los que caminaban majestuosos dinosaurios como el Cryolophosaurus, de casi cinco metros de alto y ocho de largo, o los gigantescos Saurópodos, unos herbívoros de cuello largo que podían alcanzar los 20 metros de altura.

No obstante, la “época dorada” de las plantas modernas en la Antártida se asentó en el Cretácico (entre 145 y 66 millones de años), cuando la Península Antártica estaba poblada por una densa vegetación propia de climas cálidos que servía de refugio a diversos linajes de dinosaurios.

Estos bosques estuvieron dominados por coníferas, como grandes araucarias, hayas, ñirres, coigües y arbustos pequeños, además de plantas con flores.

Uno de los misterios que los científicos no han podido resolver es cómo estos bosques polares, parecidos a los que actualmente se encuentran en zonas de climas templados, pudieron sobrevivir a las condiciones de oscuridad invernal.

A pesar de que la temperatura varió considerablemente, la latitud a la que se encontraba la Antártida no lo hizo, motivo por el cual las plantas y los animales debieron “adaptarse” a los seis meses de casi completa oscuridad que se instalan en el Continente Blanco entre mayo y septiembre.

“Sabemos que algunos dinosaurios migraban ante la llegada del invierno, pero en el caso de las plantas el tema sigue siendo aún un enigma”, declaró el científico.

Durante el periodo estival las plantas estaban expuestas a 20 o 22 horas de luz diaria; sin embargo, “ello no implica necesariamente que tuvieran capacidad de hacer la fotosíntesis durante más horas que ahora”, porque ese proceso se limita a una fracción de tiempo determinada.

“Aún es un misterio saber cómo algunas especies arbóreas alcanzaron tasas de crecimientos similares a las del bosque valdiviano actual (típico de la zona centro sur de Chile) con esa radiación”.

Una serie de sucesivos enfriamientos del clima sumados al impacto del meteorito en Yucatán, además de las colosales erupciones de la meseta del Deccan en la India, terminaron con el periodo “hipercaliente” del Cretácico.

A partir de ese momento -hace 47 millones de años-, la Antártida comenzó a enfriarse de nuevo.

La tundra, el último remanente de los bosques antárticos, desapareció hace 15 millones de años, cuando el continente se congeló por completo y adoptó la apariencia de desierto helado que conocemos actualmente.

Pero esa estampa podría no durar para siempre, puesto que el cambio climático amenaza con pintar de nuevo de verde la blanca planicie antártica.

El calentamiento global, la introducción de plantas invasoras producto del traspaso de genes de una especie a otra y el retroceso de los glaciares están poniendo sobre la mesa las condiciones necesarias para que la Antártida vuelva a ser una superficie cubierta de frondosos bosques.

“Que esto suceda es solo una cuestión de tiempo”, concluyó Leppe. Efeverde

Ibercaja, nuevo patrocinador de Ecomar

IMG_0925

 

Ibercaja Banco y la Fundación ECOMAR han firmado un convenio de colaboración para desarrollar actividades que acerquen a los niños y jóvenes al medio marino, mediante la enseñanza de los valores ecológicos y medioambientales del mar. Theresa Zabell, Presidenta de la Fundación ECOMAR, y José Luis Morales Villarino, Director Territorial de Madrid de Ibercaja Banco, han rubricado esta mañana el acuerdo en la sede central de la entidad financiera en Madrid.

Zabell indicó que “desde la Fundación Ecomar queremos dar la bienvenida a Ibercaja deseando que encuentre entre nosotros la manera de contribuir a conseguir un planeta  mejor y ayudar a aportar a nuestros jóvenes la filosofía del reciclaje, los valores del deporte y la importancia de mantener una alimentación sana”.

La doble campeona olímpica, ha dicho, “acogemos a Ibercaja como un pilar fundamental para nuestra razón de ser y le damos las gracias por ayudarnos de manera tan generosa a impartir nuestra filosofía entre los más pequeños para lograr una sociedad más equilibrada”.

Por parte de Ibercaja, Morales Villarino ha manifestado que “la finalidad de esta colaboración converge con los objetivos de nuestros patrocinios y colaboraciones. En Ibercaja consideramos que la concienciación de los más jóvenes en la protección del medio ambiente les permite desarrollarse en un entorno sano y saludable, y fomenta valores muy importantes para el desarrollo de su personalidad.” 

Además, ha dicho Morales, en el marco de la política de Responsabilidad Social Corporativa de Ibercaja, “consideramos que proteger nuestro entorno constituye una necesidad y tenemos el compromiso de preservar y mejorar el medio natural, como una de las contribuciones más importantes que puede favorecer el desarrollo sostenible y garantizar la calidad de vida de futuras generaciones.”  

Día mundial del agua

Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca.

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente.

En la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.

«¿Por qué desperdiciar agua?»

Este año, nos concentramos en el desperdicio del agua y en cómo reducir y reutilizar hasta un 80% del agua que malgastamos en nuestras casas, ciudades, industrias y agricultura y que fluye de vuelta a la naturaleza, contaminando el medio ambiente y perdiendo nutrientes valiosos.

Necesitamos aumentar la recolección y tratamiento de las aguas residuales y reciclarlas de una forma segura. Al mismo tiempo, necesitamos reducir la cantidad de agua que contaminamos y malgastamos para ayudar a proteger el medio ambiente y los recursos hídricos.

El Objetivo de Desarrollo número 6 Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, incluye una meta de reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje.

Datos destacados

  • Mundialmente, más del 80% de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.
  • 1800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, poniéndolas en riesgo de contraer el cólera, la disentería, el tifus o la polio. El agua no potable, y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842 000 muertes al año.
  • Las oportunidades de explotar las aguas residuales como un recurso son enormes. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

Día internacional de los bosques

 

Este día de celebración mundial de los bosques nos brinda la oportunidad de concienciarnos sobre la importancia de todos los tipos de ecosistemas boscosos y árboles, y de celebrar las diferentes maneras en las que los bosques nos mantienen y protegen. Este año subrayamos cómo la dendroenergía (aquella que proviene de los árboles) contribuye de manera significativa a mejorar la vida de las personas, fomentar el desarrollo sostenible y mitigar el cambio climático.

La madera es una importante fuente de energía renovable – La madera proporciona más energía que la generada por el sol, el agua o el viento. Actualmente, representa aproximadamente el 45 % del suministro de energía renovable en el mundo (27% en África, 13% en Latino América y el Caribe y 5% en Asia y Oceanía). Desempeña un papel importante tanto en los países en desarrollo como en algunos industrializados. En torno a la mitad de la producción mundial de madera (unos 1860 millones de metros cúbicos) se utiliza como fuente de energía para cocinar, calentarse y generar electricidad. Eso significa que, gracias a los combustibles provenientes de las masas boscosas (o dendrocombustibles), 2400 millones de personas pueden cocinar, hervir agua y calentar sus hogares.

La dendroenergía es un motor del desarrollo económico – Casi 900 millones de personas, principalmente en los países en desarrollo, se dedican al sector de energía de origen forestal a tiempo completo o parcial. La modernización de este sector energético puede ayudar a revitalizar las economías rurales y estimular el desarrollo empresarial: un aumento de las inversiones en la producción de dendroenergía y dendrocombustibles avanzados puede proporcionar ingresos para financiar una mejor gestión forestal, más bosques en crecimiento y más puestos de trabajo.

Los árboles contribuyen a una mayor calidad de vida y al ahorro energético en las zonas urbanas – La colocación estratégica de árboles en las zonas urbanas puede enfriar el aire entre 2 y 8º C.

La dendroenergía mitiga el cambio climático y fomenta el desarrollo sostenible – Los bosques del planeta contienen diez veces más energía que la que se consume anualmente a nivel mundial. La dendroenergía es, por tanto, un recurso renovable de enorme potencial para satisfacer la demanda energética del globo. Las masas boscosas proporcionan, además, aire limpio, agua y energía renovable con efecto neto neutros en cuanto a las emisiones de dióxido de carbono. La gestión sostenible de los bosques nos conduce a un futuro más ecológico.

Los bosques son fuente de energía, ahora y en una futura economía verde mundial – Una mayor inversión en innovación tecnológica y en la gestión sostenible de los bosques es la clave para aumentar el papel de estos ecosistemas como fuente principal de energía renovable. De esta forma invertimos en nuestro futuro sostenible, en el cumplimiento de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible y en el fomento de una economía verde. Un aumento de la superficie de arboledas sostenibles, familiares y comunitarias, y el uso de cocinas de leña no contaminantes y eficientes pueden facilitar el acceso de millones de personas más de los países en desarrollo a energía barata, fiable y renovable.

Diez frases medioambientales

Hay muchas más, pero bien valen 10 para dejar una muestra de la importancia del medio ambiente en nuestro planeta

1. La tierra provee lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no la avaricia de cada hombre. (Mahatma Gandhi)

2. Vivimos en la tierra como si tuviéramos otra a la que ir. (Terry Swearingen)

3. El activista no es quien dice que el río esta sucio. El activista es quien limpia el río. (Ross Perot)

4. El mundo no va a sobrevivir mucho más tiempo como cautivo de la humanidad. (Daniel Quinn)

5. No tendremos una sociedad si destruimos el medio ambiente. (Margaret Mead)

6. La economía y el medio ambiente son lo mismo. Es la regla de la naturaleza. (Mollie Beattie)

7. La conservación es un estado de harmonía entre hombre y tierra. (Aldo Leopold)

8. Nadie es ambientalista de nacimiento. Es solo tu camino, tu vida, tus viajes lo que te despierta. (Yann Arthus-Bertrand)

9. Tierra y agua, los dos fluidos esenciales de los cuales depende la naturaleza, se han convertido en botes de basura. (Jacques-Yves Cousteau)

10. No lo arruines. Los buenos planetas son difíciles de encontrar. (Revista Time)

Ecomar y la FES renuevan el convenio de colaboración

ecomar

 

La Fundación Ecomar y la Federación Española de Surf han renovado el acuerdo de colaboración que suscribieron en 2016 con el objetivo común de seguir promulgando el respeto al medio ambiente marino a través del deporte. Ambas entidades basan una gran parte de sus actividades en conseguir un planeta más sostenible.

Theresa Zabell y Carlos García, presidentes de ambas entidades, han trabajado durante 2016 en este sentido. La Federación Española de Surf facilitó la entrada de varias escuelas de surfing en la Grímpola Ecomar y sus alumnos se han beneficiado del programa y del Cuaderno de Bitácora, la guía imprescindible para llevar a cabo una educación medioambiental a través del deporte.

La Fundación Ecomar ha cumplido 18 años con la tarea de educar a los más pequeños el respeto al medio ambiente marino a través de los deportes náuticos. Para ello, se ha estado apoyando en una gran mayoría de clubes, marinas y centros náuticos de España en donde ha dejado plasmado sus objetivos con el Cuaderno de Bitácora, la guía que Ecomar lleva adosada a su grímpola para el desempeño de las acciones.

Por su parte, la Federación Española de Surf va creciendo a pasos agigantados. No en vano ha entrado ya como deporte olímpico, que debutará en Tokio 2020. Desde siempre sus deportistas han estado muy sensibilizados con el respeto al mar y a los ríos. No en vano, en este deporte la “carrocería” es el propio cuerpo del deportista.  Carlos García, su presidente, muy sensibilizado con la limpieza de las playas y de las costas, no dudó ni un momento en apoyarse en la Fundación Ecomar para cumplir este obligado objetivo.

El acuerdo se basa en la colaboración de la Federación Española de Surf en el Cuaderno de Bitácora de Ecomar plasmando sus experiencias en materia de la seguridad en las playas y en el conocimiento de las corrientes. También, la Fundación Ecomar seguirá abriendo sus puertas a las escuelas de surf y paddle surf de toda España, para que sus niños se puedan beneficiar del programa educativo, Grímpola Ecomar.

Declaraciones

Theresa Zabell, presidenta de Ecomar, se mostró muy satisfecha con el acuerdo. “El año pasado, nuestro Programa Grímpola se vio muy beneficiado con la integración de la Federación Española de Surf. Llevamos 18 años educando en el medio ambiente marino y esperamos seguir haciéndolo durante muchos más generando iniciativas de este tipo, y si es posible, con compañeros de viaje como la FESURF. Para nosotros ha sido un placer trabajar con los futuros riders de España y esperamos seguir con ellos durante muchos años ayudándoles a seguir conservando limpias nuestras costas. Si para los que navegamos dentro de un barco es importante el cuidado de los mares, para los que lo hacen en contacto directo con el agua es doblemente importante porque su cuerpo hace de carrocería. Todos los que amamos el mar sentimos la necesidad de educar a nuestros jóvenes en ese respeto, y este deporte igual que la vela van de la mano a la hora de conseguir estos objetivos tan importantes para nuestro planeta. Digamos todos juntos, Sea in Blue”.

Carlos García, Presidente de la Federación Española de Surf, ha señalado que “Ecomar y Federación Española de Surfing están contagiadas de esa pasión y queremos hacer partícipes a los demás, a toda la sociedad. Queremos hacerlo, por un lado, divulgando los deportes y actividades a los que nos invita el mar, incidiendo particularmente en la vela y el surfing, y por otro lado a invitaros también a cuidarlo y a sensibilizar a la sociedad para que ayude a corregir las muchas agresiones que sufre. El mar, es cultura, es libertad, es vida. Ecomar y la Federación Española de Surf aunamos nuestros esfuerzos para ser más fuertes en la defensa de nuestras playas y litoral.”

Cada año vertemos 8 millones de toneladas de plásticos a los océanos

Limpiar los océanos de plásticos, es lo que pretende Yvan Bourgnom al crea el proyecto The Sea Cleaners; “Le Manta”, un inmenso velero-basurero capaz de recoger 300m3 en pocas semanas

PLASTICOS1

La consecuencia de dar la vuelta al mundo vela en solitario, a bordo de un pequeño catamarán, ha removido la conciencia del navegante franco-suizo Yvan Bourgnon para poner en marcha el proyecto “The Sea Cleaners”; creando una fundación para intentar limpiar lo máximo posible los océanos de toneladas plásticos que se vierten cada año. Se calcula que anualmente arrojamos a los océanos unos 8 millones de toneladas de plásticos.

El 60% de los residuos plásticos, en los mares, provienen del 3% de la población que vive en las costas de nuestro planeta; de los 192 países con litoral marítimo, 12 de ellos generan el 50% de esta contaminación, y entre ellos 10 se concentran en el sur y sudeste de Asia; una botella de plástico tarda 450 años en descomponerse. Datos interesantes, causa-efecto, en la degradación del medio marino.

Nuestro país también está en el punto de mira de la Unión Europea, de hecho, hay una amenaza de multa de 46 millones de euros ante la falta de limpieza. Una discusión política que lleva varios años entre la administración europea y la española (en 2011 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó a España por tener 37 aglomeraciones urbanas de más de 15.000 habitantes sin servicio de depuración). En las hemerotecas aparecen con detalle la sombría situación actual.

Este asentamiento litoral, y el comportamiento humano, no han favorecido en nada para evitar que los desechos plásticos acaben en los océanos, los cuales se concentran rápidamente en algunas zonas por las corrientes marinas, los vientos y otros desastres naturales.

20 meses ha estado Bourgnom navegando en solitario alrededor del mundo, hizo 27 escalas, 2 travesías largas oceánicas, acumulando 50.000 kilómetros. Aventura que inició en octubre de 2013, con una parada técnica en agosto de 2015 (sufrió un accidente que destrozó parte del catamarán), y finalizó en junio de 2015. Días enteros sin ver a nadie, gobernando su velero hacia la ruta deseada, pero cada vez pudo ver con más frecuencia plásticos flotando a la deriva (botellas, juguetes, utensilios de todo tipo, etc.), que al acumularse han llegado a formar islas. La agencia estadounidense NOAA hace años que tiene localizadas varias en el océano Pacifico, y como circulan en su hemisferio norte, de oeste a este, entre Japón y la costa oeste de los Estados Unidos de Norteamérica.

Patrick Fabre (fundador de la ONG Ocean No Plastic, y colaborador de Bourgnom en el “The Sea Cleaners”), dice que la basura plástica está afectando seriamente a la pesca: “a unas 50 / 100 millas de la costa se puede observar una alta concentración de basura plástica. En aguas del Pacifico, esta basura se va acumulando a lo largo de 6 u 8 años, formando grandes masas. En el mar de los sargazos, en el Atlántico, también hay una alta concentración de basura plástica. Hoy en día hay 2 unidades de basura plástica frente 5 peces en los océanos. Dentro de diez años la ratio será 1 a 2. Y en 2050 será de 1 a 1”.

PLASTICOS2

 

“La Manta”, es un velero multicasco cuatrimarán de 72 metros de eslora, será la embarcación que permita recoger esta basura plástica en los océanos. Es evidente que el nombre tiene relación directa con el pez manta, con una alta capacidad para filtrar agua. Llevará un sistema de recogida de basura novedoso, que no afectará a los ecosistemas por donde navegue. Podrá cruzar el Canal de Panamá. Sobre cubierta llevará unas cintas transportadoras para acumular la basura plástica en contendores. Un sistema de ruidos electrónicos ahuyentará a los peces para que no sean capturados por el sistema de recogida, etc. Cada operación de recogida será etiquetada, y situada geográficamente, en una base de datos. Y la idea final, es poder construir el mayor número posible, y necesario, para recoger la máxima basura plástica.

Por DURY ALONSO

 

Consejos de seguridad para practicar surf

OLI PADDLE

Gracias a la revista SURF 30 os podemos dejar estos consejos de seguridad para que tengáis en cuenta a la hora de practicar cualquier derivada del surf.

– Antes de entrar al agua deberás saber por dónde salir. La entrada puede ser más fácil que la salida. Estudia la mejor forma de salir del agua, observa el mar. Si no conoces la playa no dudes en preguntar a otros surfistas sobre las características de la playa.

– Que la dificultad de las olas no te superen. Intenta que el nivel de las olas no esté muy por encima de tu surfing, te evitarás problemas. Siempre hay que asumir retos, pero que estos sean progresivos.

– Respeta la prioridad en la ola. La prioridad sobre la ola se tiene o no se tiene, nunca se obtiene. Disfruta de las vistas y el mar, mientras te llega tu turno.

Nunca saltes una ola. Tanto por educación como por seguridad la norma dice “una ola una persona”.

– Comparte la ola. Si la ola abre a derecha e izquierda, trata de compartirla.

Que haya diálogo en el pico. No está de menos si ves a otra persona remando la ola decirle en qué dirección vas. Evitas accidentes y haces que el resto también pueda surfear.

Haz amigos. Se educado y saluda a la gente que está en el pico al entrar al agua. No está de más el animar a alguien que va a pillar una ola (un “buenaaaaaa” es suficiente).

Remonta al pico correctamente. Intenta alejarte de la zona de surfing cuando estás remontando al pico. Así no molestarás a nadie que esté surfeando y evitarás accidentes.

Nunca remontes detrás de alguien. Si esa persona pierde la tabla te la comerás con patatas. Intenta remontar en paralelo y deja siempre una distancia de seguridad prudencial respecto a los demás surfistas.

Una persona vale más que una ola. Si estás surfeando y te encuentras con alguien remontando intenta pasarle de forma segura. Si no estás completamente seguro de pasarle con seguridad por delante es mejor hacerlo por detrás de el. Es mejor perder una ola que crear un accidente.

Nunca abandones tu tabla de surf. Las tablas de surf flotan más que los cuerpos humanos, y no se cansan.

Nunca sueltes tu tabla de surf. Agarrándote a la tabla saldrás a la superficie antes que soltándola. Aunque siempre hay excepciones. Si la vas a soltar siempre deberás asegurarte que no hay nadie cerca de ti.

Realiza un mantenimiento de tu tabla de surf. Cambia la cuerda que une la tabla de surf al invento regularmente. Te evitarás problemas. Los inventos también sufren el paso de los baños y del tiempo.

Nunca olvides que fuiste novato. Es fácil olvidarse que uno fue novato alguna vez. Trata de ser benevolente con los errores de la gente que está aprendiendo y trata de dar algún consejo. Te lo agradecerán.

Ayuda al que lo necesite. Si ves a alguien en apuros deja de surfear y vete a ayudarle.

Mantén la calma. No hay cosa peor en el mar que ponerse nervioso en el agua. Si te lleva la corriente, detente a pensar un momento, y rema en paralelo a la playa hasta encontrar un pasillo por donde salir.

No olvides que el objetivo del surf es pasarlo bien. Disfruta de las vistas, del mar, del agua, de la gente. El surf es mucho más que coger olas.