Blog

Interesante entrevista con José Manuel Núñez Lagos

Los españoles reciclaron 752.234 toneladas de residuos de envases de vidrio en 2016, lo que permitió que la recogida selectiva en el contenedor verde aumentara un 4% por segundo año consecutivo. Preguntamos por los logros y los desafíos pendientes del reciclaje a José Manuel Nuñez Lagos, CEO de Ecovidrio, la organización encargada de gestionar los envases de vidrio en España.

_Estimáis que se recicló un 73% del total de vidrio en 2016.  Teniendo en cuenta que el otro 27% supone miles de toneladas sin reciclar, y que una botella de vidrio puede tardar miles de años en biodegradarse, ¿cuál es el margen de mejora? ¿Qué objetivos tiene Ecovidrio en el medio plazo?

_En España se recicla mucho y bien. Esas cifras son buenos resultados que ponen de manifiesto que seguimos creciendo y no tenemos techo. Por eso aspiramos a reciclar el 100%. Otros países europeos que empezaron a reciclar antes que nosotros y que tienen una mayor concienciación medioambiental alcanzan una tasa de reciclado del 90%. Por tanto, es realista aspirar a reciclar la totalidad en un futuro. A corto y medio, la primera meta es alcanzar el 77% en 2020, lo cual representaría superar las exigencias europeas, que en estos momentos plantean una tasa de reciclaje del 75% en 2025. El objetivo es llegar a esas cifras de manera eficaz, eficiente y sostenible. Para ello, el plan estratégico de Ecovidrio contempla unas inversiones de 380 millones euros en cinco años desde el 2016, canalizadas en colocar 40.000 contenedores más (a pesar de que el nivel de contenerización en España es muy bueno, pues hay más de 210.000). También vamos a seguir promoviendo una hostelería más sostenible, haciendo campañas de concienciación y facilitando el reciclado proveyéndolos de contenedores. Otro ámbito de actuación es lo que llamamos «servicio puerta a puerta», servicios especiales de recogida dirigidos principalmente a la hostelería en zonas de difícil acceso.

_Si hablamos de colaboración, ¿qué opinas de las sinergias que podrían surgir de acuerdos entre SIG de diferentes sectores (neumáticos, pilas, aparatos electrónicos, etc.)? Puesto que las SIG sois, cada vez en mayor medida, la referencia en los procesos de reciclaje de nuestro país, sería un movimiento lógico y positivo. ¿Hay alguna iniciativa en marcha al respecto?

_Sin lugar a dudas existe una sinergia entre los distintos SIG, ahora llamados SCRAP (Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor). De los planes de colaboración que estamos teniendo entre nosotros destacan los realizados con Ecoembes, especializado también en envases, en este caso ligeros. A lo largo del año colaboramos en muchas iniciativas de concienciación de todo ámbito. Por ejemplo, la campaña Recicla con los Cinco Sentidos en Valencia. También colaboramos en ámbitos institucionales, administrativos, de investigación y de análisis, porque aunamos esfuerzos y compartimos experiencias. Otro ejemplo es el acuerdo de colaboración entre la Agencia Catalana de residuos, Ecoembes y Ecovidrio, un compromiso local para la mejora de la gestión de residuos que pretende dotar de herramientas y técnicas para fortalecer el intercambio de experiencias entre distintos municipios. Sin lugar a dudas, hay muchos ámbitos en los que actuamos, por no decir en todos ellos, y muchos los llevamos conjuntamente.

ECOVIDRIO-JOSE-MANUEL-NUNEZ-LAGOS

_Ecovidrio es un agente indiscutible dentro de ese modelo de economía circular al que aspiramos. ¿Cómo ves la situación en nuestro país? ¿Crees que hay un cambio de mentalidad frente al derroche y la obsolescencia?

_«Economía circular» es un palabro actual que refleja un cambio de paradigma, pero lo cierto es que Ecovidrio lleva 20 años poniéndolo en práctica. La necesidad de implantar este modelo ya está muy asumida por parte de todos. Es absolutamente necesario no solo para cuidar el medio ambiente y nuestros recursos, sino también para generar actividad productiva y bienestar social y económico. La sociedad ha avanzado mucho, pero todavía tenemos un reto por delante: cerrar el círculo. En el ámbito de la gestión de residuos todavía hay un porcentaje muy alto de envases que no se reciclan ni reutilizan y directamente se llevan al vertedero. Tenemos que seguir trabajando mucho en ese sentido y, sin lugar a dudas, todavía nos quedan muchos retos por delante.

_Hemos hablado de un cambio de mentalidad de los ciudadanos a la hora de reciclar. ¿Qué pasa con el sector empresarial? En vuestro caso, tienen especial repercusión las empresas de alimentación y hostelería. ¿Observáis una implicación mayor en el reciclaje?

_Sí, en todos los ámbitos. 7 de cada 10 envases se reciclan y el 79% de los ciudadanos declaran que reciclan envases de vidrio. Es una muestra de que ha habido un cambio de hábito en la sociedad española; a pesar de que el modelo actual demuestra que se puede seguir avanzando y nos queda camino, podemos decir que es un hábito consolidado. La hostelería también es muy importante. El 50% de los envases que se reciclan proviene de este sector, por eso es tan importante promover y facilitar que los hosteleros reciclen. Respecto a las empresas, la propia existencia de Ecovidrio es un buen ejemplo de la responsabilidad de la industria envasadora que comercializa productos en envases de vidrio porque nos financiamos gracias a ellas, más allá de que estas tengan otros planes de responsabilidad social corporativa.

_Ya conocemos los procesos integrales de reciclaje de Ecovidrio (recogida, procesamiento, reutilización, etc.). ¿Qué papel ocupa en esta cadena la información y educación para la implicación de la sociedad? ¿Qué proyectos e iniciativas tenéis al respecto?

_La educación y concienciación es fundamental. Más allá de todas las iniciativas que llevamos a cabo nosotros, necesitamos el apoyo de hosteleros y ciudadanos, que son los verdaderos protagonistas de reciclado. Sin ese pequeño esfuerzo de llevar el vidrio al contenedor verde no podríamos reciclar nada. Por eso llevamos a cabo tareas de concienciación a todos los públicos, a los responsables de las cadenas domésticas pero también a los adolescentes y con especial énfasis a los colegios. Como digo siempre, medio en broma medio en serio, aprender a cuidar el medio ambiente es como aprender un oficio, si lo quieres hacer bien. Además, los niños se convierten luego en los mejores embajadores del reciclado del vidrio, puesto que les dicen a sus padres que deben reciclar. Cada año invertimos más de 7’5 millones y medio de euros en concienciación y nuestra estrategia contempla seguir promoviendo estas campañas.

ECOVIDRIO-JOSE-MANUEL-NUNEZ-LAGOS

_Vuestra actividad en redes sociales se ha intensificado en este último año, así como la respuesta de los usuarios. ¿Cuál es vuestra estrategia al respecto?

_Como es lógico, las campañas de concienciación las llevamos a cabo a través de medios de comunicación, pero no podemos desatender todo el entorno digital. También aprovechamos el apoyo de otras empresas. Internet en general y las redes sociales en particular han sido claves para afianzar el compromiso y el hábito del reciclaje en los ciudadanos. Tenemos una comunidad de más de 300.000 seguidores entre Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y LinkedIn, y registramos 12.000 interacciones diarias. Estamos entre las cinco mejores marcas del sector público, según Interactive Asociation Bureau (IAB).

_Habéis realizado campañas muy implicadas con causas sociales, como la lucha contra el cáncer de mama. ¿Qué opinas de la capacidad transformadora, más allá del propio sector, de organizaciones de gran tamaño como Ecovidrio?

_Promover el reciclaje de envases ya es una causa social y en ese sentido estamos muy satisfechos por los beneficios medioambientales que genera. Pero hemos visto que en ocasiones es necesario unirlo a otras iniciativas para animar al ciudadano a ir más allá de la causa primaria. Una mayor visibilidad genera mayores actuaciones para ambas campañas.

_Una de las grandes polémicas generadas en el último año en el sector del reciclaje es la irrupción de los sistemas SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno). Es un debate que se está generando en muchos países. Como experto en el sector, no podemos dejar de preguntarte tu opinión a este respecto.

Consideramos que ese modelo de gestión de envases no es apropiado para España hoy día, porque los datos de Ecovidrio y Ecoembes demuestran que el sistema actual funciona y no sale rentable el cambio de modelo. En segundo lugar, otros países que tienen el mismo modelo que el nuestro, como Bélgica y Holanda, han conseguido tasas de reciclado muy altas, así como los españoles han logrado incluir el hábito concreto de reciclar en su día a día. En un análisis más detallado, se ha puesto de manifiesto que traería muchísimas complicaciones para las empresas en el sentido de la inversión para nuevas infraestructuras, para los comercios en el sentido de la gestión y, algo que nos preocupa especialmente, para los ciudadanos, porque deberían tener muchas más bolsas y contenedores en sus casas para poder llevarlo a cabo. Al ciudadano hay que ponérselo fácil y más cuando ya existe un hábito de fácil aplicación. No es la mejor medida para mejorar la gestión de residuos en España, ya que los envases solo representan el 15% de los residuos totales. Por ello, no hay que centrarse en la gestión de los envases, donde ya tenemos planes que mejoran día a día la tasa de reciclado, sino en la gestión de residuos orgánicos. En este sentido, también hay que resaltar que, más allá de la gestión que hacemos los SCRAP, es importante que cada administración, en función de su competencia, lleve a cabo medidas basadas en la experiencia europea o española, como reconsiderar las tasas de vertido, establecer pagos por generación, un quinto contenedor… ordenanzas que controlen la actividad de los grandes generadores. Hay muchas medidas que ya se han implantado en España, perfectamente compatibles con las ya existentes y que han demostrado tener éxito.

Ecomar y Coca-Cola recogieron 223 kilos de residuos en Cantabria en la playa de Luaña

IMG_1407

La Fundación Ecomar y Coca-Cola han realizado su primera limpieza de costas conjunta de la temporada 2017 en colaboración de 31 niños del colegio Santa Juliana, de Santillana del Mar, en Cantabria. Se trata de una limpieza solidaria que se realizó en la playa de Luaña y aledaños, a lo largo de 1,7 kilómetros rocosos de los que se extrajeron 223 kilos de residuos, que el mar ha devuelto a la tierra, desde donde en un principio salieron por las malas acciones de los humanos, que en vez de reciclar, tiramos los residuos a cualquier sitio y éstos van a parar a los ríos y desde ahí, al mar.

A la limpieza de Luaña han asistido Theresa Zabell, presidenta de Ecomar y doble campeona olímpica de vela, que explicó a los niños la importancia que tiene el reciclaje para cuidar nuestro planeta. Theresa incidió en que “solo tenemos un cuerpo y un planeta, y por lo tanto no podemos cambiarlos, así que hay que procurar cuidarlos muy bien. Hoy habéis hecho dos acciones muy importantes, la de limpiar el mar y la de dar vuestra solidaridad a los más desfavorecidos, ya que estos kilos que hoy habéis recogido, Coca-Cola los va a traducir el latas de productos, que se entregarán al Banco de Alimentos”. A Theresa Zabell la acompañaron, Enrique Bretones, Alcalde de Alfoz de Lloredo, que dio las gracias a los escolares “por esta acción tan solidaria con nuestras costas, que poco a poco revertirá en nuestro planeta”, Milagros Carmona, Concejal de Educación y Cultura, Anne Epalza, Gestora de Comunicación del área Norte de Coca-Cola European Partners y representantes del Banco de Alimentos, que agradecieron a los chicos su solidadridad y les animaron a hacerlo más veces.

Un año más la Fundación Ecomar y Coca-Cola se unen para seguir concienciando sobre la importancia de mantener limpio nuestro planeta mediante esta campaña, que ambas organizaciones llevan a cabo desde hace siete años, recogiendo residuos por distintos puntos de la península Ibérica con gran éxito. Esta iniciativa, dirigida y creada por la Fundación Ecomar e impulsada por Coca-Cola, tiene por objetivo concienciar a los más pequeños sobre la importancia de mantener limpios nuestros mares y nuestras costas y enseñarles a reciclar los residuos depositándolos en los contenedores correspondientes.

Desde 2011, Ecomar y Coca-Cola, gracias a la ayuda de 960 escolares y 128 voluntarios, han limpiado más de 31 km de costa, a través de 20 limpiezas que sólo desde 2014 han supuesto la recogida de casi dos toneladas de residuos y más de 62.000 latas de producto donadas al Banco de Alimentos.

Cinco limpiezas más esta temporada

En concreto, este año se van a realizar 6 limpiezas en distintos puntos de la península Ibérica durante los meses de junio y julio con alumnos de 7 a 14 años de colegios y clubes náuticos de la zona. Asimismo, la presidenta de la Fundación Ecomar, Theresa Zabell impartirá una “master class” sobre reciclaje a los chicos y chicas que participen en cada una de las limpiezas.

El siguiente destino será el Cabo de Gata el próximo 4 de julio con alumnos de la Sailing Surf School. Después, el 6 de julio, en Valencia con alumnos de la escuela de vela del Real Club Náutico de Valencia; el 12 de julio en el Puente del Duque en Hoyos del Espino en plena sierra de Gredos; y a finales de julio en Vilagarcía de Arosa (Pontevedra), con los alumnos del Centro Gallego de Vela.

La iniciativa ha traspasado fronteras y desde hace dos años Fundación Ecomar y Coca-Cola trabajan también con escolares de Portugal, en donde el programa de “Limpieza de Costas” ha tenido muy buena acogida. Así, en 2017 una de las limpiezas programadas se realizará en Setúbal, con los alumnos del Clube do Sado y de la mano del regatista olímpico portugués, Nuno Barreto.

Desde Coca-Cola destacan la importancia de colaborar en este tipo de iniciativas que “forman parte de nuestro compromiso con el medio ambiente y con la sociedad y que, además, sirven para ayudar a concienciar sobre la relevancia de la protección de nuestro entorno”.

Limpieza de Costas 17-06-17

1m2 por la Naturaleza es el primer encuentro ciudadano nacional que promueve LIBERA
Un día, solo un día, para limpiar los espacios naturales de nuestro país.
Desde ECOMAR os invitamos a sumaros a la iniciativa y participar en una Limpieza de Costas.

Durante nuestra vida podemos cambiarlo todo menos nuestro cuerpo y nuestro planeta.
¡Cuidémoslos! 1 día, 1m2, 1 planeta.

Playa de la Maruca, Santander
Sábado 17 Junio 2017 10,30-14.00 horas
Bolsas y guantes suministrados por Fundación Ecomar

Más información:
Fundación Ecomar
Angel Escalante
Tel: 91 350 4485 / 607 549 646 – angel@fundacionecomar.org

SavetheDate2017

Primera gran recogida colaborativa de basura en España

headerfacebook_1m2

 

1m2 por la Naturaleza es el primer encuentro ciudadano nacional que promueve LIBERA. Un día, solo un día, para limpiar de basura los espacios naturales de nuestro país. El 17 de junio saldremos todos al campo, al monte, a la playa, a nuestro bosque o río más cercano o a cualquier zona verde que queramos para conservar estos espacios y liberarlos de la basura que un día se tiró y que sigue ahí, abandonada. Estos residuos no solo afean el paisaje sino que generan un impacto negativo en la naturaleza.

El 17 de junio recogeremos basura. Pero, sobre todo, queremos conciencia. Porque la mejor basura es la que no existe. No podemos seguir ensuciando la naturaleza.

¿Por qué 1m2 por la Naturaleza?

Si todos los españoles saliéramos el día 17 de junio a limpiar 1m2 de nuestros espacios naturales más cercanos, conseguiríamos liberar de basura más de lo que miden algunos de los parques nacionales del país. Con un pequeño gesto podemos hacer entre todos algo muy grande por la naturaleza, por nosotros.

1m2 por la Naturaleza no es solo un día para salir con nuestra familia y amigos a colaborar y ayudar a conseguir una naturaleza sin basura. También es una oportunidad para concienciar, reeducar y mostrar al mundo que es necesario hacer las cosas de otra manera. Que tenemos que empezar a querer a la naturaleza y a cuidarla.

Participa en el evento como organizador, uniéndote a un grupo de limpieza ya creado o por tu cuenta.

Si estás plenamente comprometido con la naturaleza y quieres organizar y liderar un grupo de limpieza en la zona que tú elijas, créalo desde aquí.

Si no tienes el tiempo o la energía para liderar un grupo de limpieza pero sigues concienciado con la naturaleza, busca y únete a un grupo de limpieza ya creado.

Si por el contrario el día 17 de junio estás ocupado pero quieres colaborar con la naturaleza en tu día a día, aquí te decimos cómo.

Además de participar el día 17 de junio saliendo a limpiar, puedes colaborar con nosotros difundiendo el evento en tus webs, blogs o redes sociales.

 

La isla Henderson, el lugar más contaminado con plásticos del planeta

henderson

 

José Manuel Nieves (ABC)._ Desde las costas de Nueva Zelanda se necesitan 13 largos días de navegación para llegar hasta allí. Perdida en el Pacífico Sur, la isla Henderson está, en efecto, a casi 5.000 km. del centro habitado más cercano. La pequeña isla, de apenas 37,3 km cuadrados (9,6x 5,1 km.), es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1988, y en la página web que le dedica esta institución se explica que “es uno de los pocos atolones del mundo cuya ecología no se ha visto prácticamente afectada por la presencia humana”.

Por eso, cuando la bióloga Jennifer Lavers y su equipo desembarcaron allí hace dos años (en Mayo de 2015) para realizar estudios sobre la fauna y la flora autóctonos, se llevaron una sorpresa mayúscula al encontrarse con el paisaje que muestra la fotografía. Al principio, los científicos pensaron que el lugar se había convertido en objetivo de alguna agencia turística con pocos escrúpulos. Pero no había más barcos allí, y el primero que avistaron no llegó hasta finales de agosto… De alguna forma, sin embargo, incluso sin casi presencia humana, nuestra “huella” era bien visible por todas partes. La investigación acaba de publicarse en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

henderson2Durante los meses que duró su trabajo, el equipo de Levers pudo contar hasta 37.661.395 de restos y fragmentos de basura, especialmente plástico, lo que convertía automáticamente a la isla Henderson en el lugar más contaminado del mundo con este material, con una densidad de hasta 670 restos de plástico por metro cuadrado. La isla, de hecho, parece estar actuando como un auténtico sumidero para los desechos plásticos oceánicos.

Lavers, de la Universidad de Tasmania, en Australia, y su colega Alexander Bond, concluyeron que esta remota isla tiene la mayor densidad de basura jamás reportada en la naturaleza. Según sus cálculos, Henderson contiene por lo menos 17,6 toneladas de desechos plásticos y cada metro cuadrado de la playa recibe alrededor de 27 nuevas piezas de basura cada día.

Para los investigadores, lo más aterrador es que incluso las 17,6 toneladas de plástico de la isla Henderson no son nada si las comparamos con todo el que existe en el planeta. De hecho, en el mundo creamos exactamente esa cantidad de objetos de plástico cada dos segundos. Y el estudio recién publicado indica que islas remotas como Henderson pueden estar recibiendo muchos de esos desechos, convirtiéndose en grandes (e involuntarios) vertederos.

La falta de datos, sin embargo, implica que seguimos sin saber cuál es el lugar final de “descanso” de la mayor parte del plástico que se acumula en los océanos del mundo. El estudio estima también que los desechos plásticos flotantes amenazan al 55% de las especies de aves marinas del planeta, así como a un gran número de organismos que dependen del mar para su supervivencia.

Ecomar impartió talleres de reciclaje en el Salón Náutico de Dénia

La Fundación Ecomar impartió sus talleres de reciclaje a niños de entre 7 y 14 años en su stand del Salón Náutico de Dénia, por el que llegaron a pasar unos 300 niños durante los tres días en los que duró el certamen náutico. Impartiendo la filisofía de Ecomar, los talleres posibilitaron que los jóvenes se mostraran muy receptivos e ilusionados con esta experiencia. Theresa Zabell les inculcó que “podemos cambiar de casa, de coche o de ropa todas las veces que queramos, pero no lo podemos hacer ni de cuerpo, ni de planeta porque solo tenemos uno”.

Antes de meterse en la materia de reciclaje, Theresa Zabell y Alex Pella, regatista oceánico español y ganador del trofeo Julio Verne, hicieron la suelta de una tortuga, que estuvo en cautividad curándose de la heridas que tenía cuando fue capturada. La suelta se produjo dentro de las aguas protegidas del cabo de San Antonio.

Theresa Zabell entregó a Alex Pella el diploma que le acredita como “Embajador Ecomar por los 5 Océanos”, ya que Pella lleva colaborando con la Fundación desde hace muchos años llevando la Grímpola de Ecomar en todas sus singladuras, especialmente en la Ruta del Ron y el el Trofeo Julio Verne.

La Antártida, el continente blanco que un día fue verde

CHILEANTARTIDATROPICAL1

 

La Antártida, el inhóspito Continente Blanco que conocemos actualmente, fue un día una superficie cubierta de frondosos bosques subtropicales repletos de palmeras, helechos y coníferas.

“Que la Antártida un día fue verde es algo consensuado entre los científicos pero aún desconocido para muchas personas”, dijo a Efe el paleobiólogo Marcelo Leppe, investigador del departamento científico del Instituto Nacional Antártico Chileno (INACH).

El representante chileno en el Comité Científico para la Investigación en la Antártida (SCAR, por sus siglas en inglés) ha dedicado su vida a la búsqueda de fósiles antárticos y patagónicos que le permitan indagar en los orígenes de las plantas y los animales que poblaron el “fin del mundo”.

En su opinión, los bosques empezaron a colonizar la Antártida hace 298 millones de años, durante un período conocido como Pérmico, cuando el clima se hizo más cálido y los hielos de la gran glaciación empezaron a retroceder.

Los científicos han encontrado evidencias de ello en las montañas Transantárticas, una cadena montañosa que divide la Antártida oriental de la occidental, en las que se hallaron fósiles de hojas de Glossopteris, un árbol extinto que dominó los bosques periglaciares.

En tiempos algo más cercanos, otros fósiles revelaron la existencia de frondosos bosques de helechos y coníferas entre los que caminaban majestuosos dinosaurios como el Cryolophosaurus, de casi cinco metros de alto y ocho de largo, o los gigantescos Saurópodos, unos herbívoros de cuello largo que podían alcanzar los 20 metros de altura.

No obstante, la “época dorada” de las plantas modernas en la Antártida se asentó en el Cretácico (entre 145 y 66 millones de años), cuando la Península Antártica estaba poblada por una densa vegetación propia de climas cálidos que servía de refugio a diversos linajes de dinosaurios.

Estos bosques estuvieron dominados por coníferas, como grandes araucarias, hayas, ñirres, coigües y arbustos pequeños, además de plantas con flores.

Uno de los misterios que los científicos no han podido resolver es cómo estos bosques polares, parecidos a los que actualmente se encuentran en zonas de climas templados, pudieron sobrevivir a las condiciones de oscuridad invernal.

A pesar de que la temperatura varió considerablemente, la latitud a la que se encontraba la Antártida no lo hizo, motivo por el cual las plantas y los animales debieron “adaptarse” a los seis meses de casi completa oscuridad que se instalan en el Continente Blanco entre mayo y septiembre.

“Sabemos que algunos dinosaurios migraban ante la llegada del invierno, pero en el caso de las plantas el tema sigue siendo aún un enigma”, declaró el científico.

Durante el periodo estival las plantas estaban expuestas a 20 o 22 horas de luz diaria; sin embargo, “ello no implica necesariamente que tuvieran capacidad de hacer la fotosíntesis durante más horas que ahora”, porque ese proceso se limita a una fracción de tiempo determinada.

“Aún es un misterio saber cómo algunas especies arbóreas alcanzaron tasas de crecimientos similares a las del bosque valdiviano actual (típico de la zona centro sur de Chile) con esa radiación”.

Una serie de sucesivos enfriamientos del clima sumados al impacto del meteorito en Yucatán, además de las colosales erupciones de la meseta del Deccan en la India, terminaron con el periodo “hipercaliente” del Cretácico.

A partir de ese momento -hace 47 millones de años-, la Antártida comenzó a enfriarse de nuevo.

La tundra, el último remanente de los bosques antárticos, desapareció hace 15 millones de años, cuando el continente se congeló por completo y adoptó la apariencia de desierto helado que conocemos actualmente.

Pero esa estampa podría no durar para siempre, puesto que el cambio climático amenaza con pintar de nuevo de verde la blanca planicie antártica.

El calentamiento global, la introducción de plantas invasoras producto del traspaso de genes de una especie a otra y el retroceso de los glaciares están poniendo sobre la mesa las condiciones necesarias para que la Antártida vuelva a ser una superficie cubierta de frondosos bosques.

“Que esto suceda es solo una cuestión de tiempo”, concluyó Leppe. Efeverde

Ibercaja, nuevo patrocinador de Ecomar

IMG_0925

 

Ibercaja Banco y la Fundación ECOMAR han firmado un convenio de colaboración para desarrollar actividades que acerquen a los niños y jóvenes al medio marino, mediante la enseñanza de los valores ecológicos y medioambientales del mar. Theresa Zabell, Presidenta de la Fundación ECOMAR, y José Luis Morales Villarino, Director Territorial de Madrid de Ibercaja Banco, han rubricado esta mañana el acuerdo en la sede central de la entidad financiera en Madrid.

Zabell indicó que “desde la Fundación Ecomar queremos dar la bienvenida a Ibercaja deseando que encuentre entre nosotros la manera de contribuir a conseguir un planeta  mejor y ayudar a aportar a nuestros jóvenes la filosofía del reciclaje, los valores del deporte y la importancia de mantener una alimentación sana”.

La doble campeona olímpica, ha dicho, “acogemos a Ibercaja como un pilar fundamental para nuestra razón de ser y le damos las gracias por ayudarnos de manera tan generosa a impartir nuestra filosofía entre los más pequeños para lograr una sociedad más equilibrada”.

Por parte de Ibercaja, Morales Villarino ha manifestado que “la finalidad de esta colaboración converge con los objetivos de nuestros patrocinios y colaboraciones. En Ibercaja consideramos que la concienciación de los más jóvenes en la protección del medio ambiente les permite desarrollarse en un entorno sano y saludable, y fomenta valores muy importantes para el desarrollo de su personalidad.” 

Además, ha dicho Morales, en el marco de la política de Responsabilidad Social Corporativa de Ibercaja, “consideramos que proteger nuestro entorno constituye una necesidad y tenemos el compromiso de preservar y mejorar el medio natural, como una de las contribuciones más importantes que puede favorecer el desarrollo sostenible y garantizar la calidad de vida de futuras generaciones.”  

Día mundial del agua

Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca.

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente.

En la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.

«¿Por qué desperdiciar agua?»

Este año, nos concentramos en el desperdicio del agua y en cómo reducir y reutilizar hasta un 80% del agua que malgastamos en nuestras casas, ciudades, industrias y agricultura y que fluye de vuelta a la naturaleza, contaminando el medio ambiente y perdiendo nutrientes valiosos.

Necesitamos aumentar la recolección y tratamiento de las aguas residuales y reciclarlas de una forma segura. Al mismo tiempo, necesitamos reducir la cantidad de agua que contaminamos y malgastamos para ayudar a proteger el medio ambiente y los recursos hídricos.

El Objetivo de Desarrollo número 6 Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, incluye una meta de reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje.

Datos destacados

  • Mundialmente, más del 80% de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.
  • 1800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, poniéndolas en riesgo de contraer el cólera, la disentería, el tifus o la polio. El agua no potable, y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842 000 muertes al año.
  • Las oportunidades de explotar las aguas residuales como un recurso son enormes. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

Día internacional de los bosques

 

Este día de celebración mundial de los bosques nos brinda la oportunidad de concienciarnos sobre la importancia de todos los tipos de ecosistemas boscosos y árboles, y de celebrar las diferentes maneras en las que los bosques nos mantienen y protegen. Este año subrayamos cómo la dendroenergía (aquella que proviene de los árboles) contribuye de manera significativa a mejorar la vida de las personas, fomentar el desarrollo sostenible y mitigar el cambio climático.

La madera es una importante fuente de energía renovable – La madera proporciona más energía que la generada por el sol, el agua o el viento. Actualmente, representa aproximadamente el 45 % del suministro de energía renovable en el mundo (27% en África, 13% en Latino América y el Caribe y 5% en Asia y Oceanía). Desempeña un papel importante tanto en los países en desarrollo como en algunos industrializados. En torno a la mitad de la producción mundial de madera (unos 1860 millones de metros cúbicos) se utiliza como fuente de energía para cocinar, calentarse y generar electricidad. Eso significa que, gracias a los combustibles provenientes de las masas boscosas (o dendrocombustibles), 2400 millones de personas pueden cocinar, hervir agua y calentar sus hogares.

La dendroenergía es un motor del desarrollo económico – Casi 900 millones de personas, principalmente en los países en desarrollo, se dedican al sector de energía de origen forestal a tiempo completo o parcial. La modernización de este sector energético puede ayudar a revitalizar las economías rurales y estimular el desarrollo empresarial: un aumento de las inversiones en la producción de dendroenergía y dendrocombustibles avanzados puede proporcionar ingresos para financiar una mejor gestión forestal, más bosques en crecimiento y más puestos de trabajo.

Los árboles contribuyen a una mayor calidad de vida y al ahorro energético en las zonas urbanas – La colocación estratégica de árboles en las zonas urbanas puede enfriar el aire entre 2 y 8º C.

La dendroenergía mitiga el cambio climático y fomenta el desarrollo sostenible – Los bosques del planeta contienen diez veces más energía que la que se consume anualmente a nivel mundial. La dendroenergía es, por tanto, un recurso renovable de enorme potencial para satisfacer la demanda energética del globo. Las masas boscosas proporcionan, además, aire limpio, agua y energía renovable con efecto neto neutros en cuanto a las emisiones de dióxido de carbono. La gestión sostenible de los bosques nos conduce a un futuro más ecológico.

Los bosques son fuente de energía, ahora y en una futura economía verde mundial – Una mayor inversión en innovación tecnológica y en la gestión sostenible de los bosques es la clave para aumentar el papel de estos ecosistemas como fuente principal de energía renovable. De esta forma invertimos en nuestro futuro sostenible, en el cumplimiento de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible y en el fomento de una economía verde. Un aumento de la superficie de arboledas sostenibles, familiares y comunitarias, y el uso de cocinas de leña no contaminantes y eficientes pueden facilitar el acceso de millones de personas más de los países en desarrollo a energía barata, fiable y renovable.